La niña de mis ojos

Dibujo de Cestera   Título: La niña de mis ojos

Dibujo

Amo

Dibuj0Amo los detalles imperfectos, esos que rompen la monotonía de la belleza, ellos me enseñan que la perfección no existe. Rasgos incongruentes, colores extraños, sonidos que no se entienden.

Amo las veredas de polvo y grava, los cristales rotos, cortinas raídas, amo aquellas imperfectas cosas que me hacen evocar lo hermoso, que me hacen extrañar la delicadeza, la ternura, la nobleza.

Y recibo la vida, apreciándola en su más ínfima partícula. Amo la noche atraviada de silencios, sin luna, sin estrellas, donde cantan los grillos en la humedad de la hierba, donde croan las ranas emulando vida en su apareo.

Amo el sortilegio, la aurora y el ocaso, el preámbulo de las tardes esperando la noche.

Amo mi prisa, mi propio llanto, mis pies desnudos, el frío de mis manos, amo tu ausencia, tu espalda curva, el humo del cigarrillo prendido en las faldas de la nostalgia.

Autor de la Poesía:  Vmárquez

Dibujo: Cestera

Desorientada

cestera.jpg Dibujo realizado por Cestera.

Hay palabras que te golpean, que hacen daño, palabras que recatan miedos. Bum! Dan en la diana como en esas atracciones de las ferias americanas en las que estás sentado en una plataforma esperando.
Hoy me levanté apoyandome solo en un pie, en el izquierdo. A la pata coja me vestí apresurada porque mi reloj no había sonado y aún sin ropa y ya debería estar trabajando. Algo me ha hecho parar. Pararme y pensar. Casi me han dado ganas de gritar. Últimamente tengo ganas de hacerlo. Subirme a la barandilla de algún puente y gritar. Gritarle al mundo que me deje en paz. A la pata coja, gritando que me dejen respirar. Que no soy perfecta y no tengo ninguna intención de serlo. Que hay cosas que no me interesan y me cuesta fingir lo contrario. Casi me dan ganas de dejar de fingir. Casi me dan ganas de gritarle que me deje de agobiar y me deje en paz. Que dejen de meterse en mi vida. Todo eso procesado a la pata coja en ropa interior en medio del descansillo. Supongo que, como anoche tuve mi ración de gritos existenciales contra el mundo, ahora tengo mono de seguir gritando. De gritarle que tiene las costumbres tatuadas en las ojeras y que su opinión me pasa sin rozarme justamente a la altura de la oreja izquierda. Menos mal que aún me quedan barandillas a las que agarrarme, desde las que gritar, como la de anoche, y eso es lo que me salva de que me consuma la rabia. La que ahora mismo me arde justo al final del esternón…
Algo hizo click. Algo dentro decidió que ya no más, que se acabó. Se me ha roto la brújula, ayudame. Es tarde para andar por la calle. Es tarde pero tampoco quiero volver a casa, solo camino. A oscuras, a solas. Sigo caminando. El dolor en los huesos me retuerce como en un potro de tortura a media vuelta de que se me claree el ombligo y puedas ver el suelo a través. A media vuelta de pasarme de vueltas, de perder el norte y no saber volver. Desorientada, asustada. Deshauciada. Arrastrando los pies hacia algún sitio, hacia delante. Creo que ya olvidé a dónde iba, qué era lo siguiente de la lista. Solo avanzo, sin más. Un paso, otro, otro más. Hacia el sitio el que iba. Fuera el que fuera. Al sitio al que iba.

Me identifico con este texto!  

♣♣♣ Guerrera ♣♣♣

Mi Dibujo ♣♣♣ Guerrera

Dibujo hecho con lápiz negro HB: Es de mina dura pero aun conserva suavidad en su trazo

dibujo-paty.jpg

Animación de la arena

Para los aficionados al dibujo, un estilo diferente de Ilana Yahav es artista de la animación de la arena. Usando solamente sus dedos, Ilana dibuja con la arena en una tabla de cristal.

Disfrutar de los vídeos.

[YouTube =http://www.youtube.com/watch?v=Ud7UyI26qdQ&mode=related&search=]

[YouTube = http://www.youtube.com/watch?v=BAi6bjFV4z8%5D

Ilana Yahav

Niños de corazón

duende01.gif La leyenda es auténtica, basta con creer en ella… y la capacidad de cambiar la realidad reside en vuestro interior.

Justo ahí, en ese claro bosque, cuando los primeros rayos del sol se cuelan entre los árboles, puedes encontrar un duende que te mira fijamente a los ojos.
Si quieres buscarlos no es sencillo, pero tampoco imposible; sienten debilidad por los niños, porque en el fondo todos somos niños, y es fácil encontrarlos si conservas esa chispa de niñez en tu interior, esa luz de inocencia y fantasía; entonces puedes llegar a verlos y disfrutar de su compañía y sabiduría, debes ser de corazón puro y noble.
Dice la leyenda que por cada muñeco de duende que tenga en su casa se corporizaran siete reales.
Como no representan ningún peligro, usted puede tener cuantos muñecos quiera.
A lo sumo, tendrá que lidiar con sus travesuras, pero si les exige que se porten bien respetuosamente, lo logrará.

————————————————

Dibujo realizado por Patricia

duendes.jpg

Cambios..

pen-sm2.jpg Cambiar significa ganar, y al ganar daremos un nuevo sentido a nuestra existencia, mejorando nuestro presente, nuestro futuro, comprendiendo a los demás y a todo los que nos rodea, logrando la madurez, la evolución y el éxito que deseamos.
No significa renegar de nuestra vida pasada, y si decidir y proseguir un largo camino que conduce a la realización personal, abandonando los viejos hábitos que nos mantienen atados al sufrimiento, la amargura, el egoísmo, la envidia, la falta de fe…no culpando a los demás por nuestros errores y tomando las riendas de nuestra vida, para lograr lo que nuestro interior nos pide constantemente.
Caminar esa larga vía venciendo los obstáculos que encontremos y no dejarnos someter a ellos; cada uno de esos obstáculos debemos verlo como una mota de polvo en nuestros ojos, que nos causa molestia, una molestia que debemos sanar; y al lograrlo seremos claros en nuestros objetivos porque nuestros ojos están abiertos a la luz.
Escuchemos las voces de nuestro corazón y probemos por lo menos una vez al día decir “Yo estoy Bien”.. todo va a estar bien, confiemos en nosotros, trabajemos la confianza personalmente; debemos actuar y formalizar relaciones bajo la premisa de tener paciencia, darnos tiempo, cuidar las formas y no olvidar evaluar y valorar cada una de nuestras acciones, no con el propósito de juzgarlas, sino con el fin de constatar nuestras capacidades y conocer nuestras limitaciones.
Siempre hay esperanza y oportunidad para cambiar porque siempre hay oportunidad para aprender.
Para vivir; debemos esforzarnos un poco cada día y ver los aspectos positivos de todas las situaciones de la vida, porque nadie ha dicho que la vida es fácil pero no por ello debemos dejarnos vencer. No podemos permanecer inmóviles en un mundo que esta en continuo movimiento.
Aceptemos los cambios con una sonrisa en los labios, busquemos abrirnos a lo nuevo, de entender, de no permanecer quietos, solo lamentándonos de nuestras desgracias. En el momento en que encontremos el coraje de admitir que somos los artesanos de nuestro destino, en ese momento empezaremos a construir nuestra felicidad, porque habremos aceptado que los cambios son posibles.

Dibujo de Cestera, inspirado en un ‘boceto’ de Luis Royo

patry-dibu.jpg