Desorientada

cestera.jpg Dibujo realizado por Cestera.

Hay palabras que te golpean, que hacen daño, palabras que recatan miedos. Bum! Dan en la diana como en esas atracciones de las ferias americanas en las que estás sentado en una plataforma esperando.
Hoy me levanté apoyandome solo en un pie, en el izquierdo. A la pata coja me vestí apresurada porque mi reloj no había sonado y aún sin ropa y ya debería estar trabajando. Algo me ha hecho parar. Pararme y pensar. Casi me han dado ganas de gritar. Últimamente tengo ganas de hacerlo. Subirme a la barandilla de algún puente y gritar. Gritarle al mundo que me deje en paz. A la pata coja, gritando que me dejen respirar. Que no soy perfecta y no tengo ninguna intención de serlo. Que hay cosas que no me interesan y me cuesta fingir lo contrario. Casi me dan ganas de dejar de fingir. Casi me dan ganas de gritarle que me deje de agobiar y me deje en paz. Que dejen de meterse en mi vida. Todo eso procesado a la pata coja en ropa interior en medio del descansillo. Supongo que, como anoche tuve mi ración de gritos existenciales contra el mundo, ahora tengo mono de seguir gritando. De gritarle que tiene las costumbres tatuadas en las ojeras y que su opinión me pasa sin rozarme justamente a la altura de la oreja izquierda. Menos mal que aún me quedan barandillas a las que agarrarme, desde las que gritar, como la de anoche, y eso es lo que me salva de que me consuma la rabia. La que ahora mismo me arde justo al final del esternón…
Algo hizo click. Algo dentro decidió que ya no más, que se acabó. Se me ha roto la brújula, ayudame. Es tarde para andar por la calle. Es tarde pero tampoco quiero volver a casa, solo camino. A oscuras, a solas. Sigo caminando. El dolor en los huesos me retuerce como en un potro de tortura a media vuelta de que se me claree el ombligo y puedas ver el suelo a través. A media vuelta de pasarme de vueltas, de perder el norte y no saber volver. Desorientada, asustada. Deshauciada. Arrastrando los pies hacia algún sitio, hacia delante. Creo que ya olvidé a dónde iba, qué era lo siguiente de la lista. Solo avanzo, sin más. Un paso, otro, otro más. Hacia el sitio el que iba. Fuera el que fuera. Al sitio al que iba.

Me identifico con este texto!  

3 comentarios

  1. Yo tambien me llamo Patricia, y sera el destino, leer este articulo, justo hoy tengo un dia “desorientada”, y realmente me movilizo … gracias.

  2. hola kom estas patricia me gustaria konocerte mas jetli-777@hotmail.com kuidate nos vemos

  3. En un mar de lagrimas me eh ahogado,
    en un mundo de risas eh llorado,
    en un lugar de penas soy esclavo,
    estoy muriendo de amor y nisiquiera eh amado,
    un amigo que me ah fallado,
    una ilusion que cae a pedasos,
    como una rosa se va secando,
    como la vida se ba quemando,
    como los dias van pasando,
    como el miedo va quedando,
    como la angustia va matando,
    como un mundo sin estar creado…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: