La Entrañable Historia de Hachi Ko

cover_peck_060Película: «Siempre a tu lado. Hachiko» protagonizado por Richard Gere   ►Hachikô: A Dog’s Story
Célebre cuento japonés acerca de un leal perro de raza Akita llamado Hachi (número ocho en japonés).
Una de las historias más hermosas e increíbles sobre el amor de un perro hacia su dueño, protagonizada por Hachikô, Akita es una raza original de Japón que tiene su propia leyenda dónde demuestra su infinita lealtad hacia la persona que amó.

Hachikô nació en Noviembre de 1923 en la prefectura de Odate, provincia de Akita, al norte de Japón. A los dos meses de edad fue regalado al Dr. Eisaburu Ueno, profesor de la Universidad que residía en Tokio, cerca de la estación de trenes Shibuya. El cachorro no podía acompañar a su amo al trabajo, entonces, todas las mañanas caminaba junto a su dueño hasta la estación y todas las tardes iba a recibirlo para volver juntos a casa. El 21 de mayo de 1925 el profesor fue a la estación por la mañana y no regresó, sufrió un repentino y fatal ataque cardíaco en la Universidad. Falleció antes de poder regresar a su casa.
Esa tarde Hachikô estuvo, como de costumbre, esperando el tren, y continuó regresando a la estación cada tarde, a la misma hora, durante 10 años. Sin importar las condiciones climáticas, lluvia, nieve, sol o viento, Hachi siempre estaba ahí, dado que esto no impedía su diario peregrinar al re-encuentro de su amo, su lealtad hacia su amigo nunca disminuyó.
Hachikô era un precioso Akita blanco de apenas un año y medio de edad, que no pudo resignarse a perder a quien amaba, cada día de su vida renovaba la ilusión de recibir a su dueño a la vuelta del trabajo. Todo Tokio acabó conociendo la historia, los parientes y amigos del profesor cuidaron y alimentaron a Hachikô durante su larga espera. La noche del 7 de marzo de 1935 lo encontraron muerto en el mismo lugar donde había esperado a su dueño durante tantos años.
Este acto de lealtad rápidamente tuvo un fuerte impacto entre los pobladores de Shibuya. Tanto que se transformó en un icono, una leyenda y un héroe, la figura más amada del área. Mucha gente que viajaba por un largo periodo siempre preguntaba por él a su regreso.
Fue enterrado con todos los honores junto a la tumba del profesor por la gente que tanto lo había cuidado durante su larga vigilia. En ese mismo lugar, en 1943 se erigió una estatua de bronce en honor a Hachikô. Lamentablemente poco después el gobierno confiscó y fundió todas las estatuas para fabricar armas durante la guerra. En 1948, el hijo del escultor que creó la estatua original realizó otra que fue erigida en el mismo lugar que la primera. Desde entonces, dicha estatua se ha convertido en un lugar de reunión para los amantes de los perros y en un punto de atracción turística en Tokio. El 8 de Abril de cada año, los habitantes del pueblo del profesor conmemora un homenaje ante la estatua de Hachikô, con ornamentaciones y discursos conmemoran su memoria, como símbolo del amor y la lealtad.

Anuncios

Cómo tratar una quemadura

Las más habituales son las escaldaduras (provocadas por líquidos o gases), pero también pueden producirse quemaduras por acción termica, química o eléctrica en casa o por radiaciones sobre el organismo.

  • Gravedad de una quemadura: Las quemaduras de son superficiales, pero muy dolorosas, por ejemplo,  la quemadura solar. No hay reacción general a menos que sea muy extensa, en cuyo caso se puede presentar náuseas, vómitos y fiebre.  Las quemaduras de son dolorsas y graves, se acompaña de ampollas e inflamación. A menudo hay zonas de la piel en que las ampollas están levantadas, y la superficie que se encuentra por debajo es húmeda. Las quemaduras de se presentan como zonas indoloras, secas, con consistencia de cuero y color blancuzco. Estas quemaduras, que afectan todo el espesor de la piel, destruyen las terminaciones nerviosas, las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos, requeriéndose la aplicación de injertos cutáneos.
  • Quemadura con aceite o agua hirviendo: Si la ropa no se ha pegado a la piel, hay que retirarla y poner agua para enfriar la zona. Si no es de gran extesión, se puede aplicar una crema corticoide tópica, un apósito graso o cualquier crema hidratante. Si nos hemos quemado con el horno basta con aplicar agua, compresas frías y una crema corticoide. Recordar que si las quemaduras son en la cara, cuello o genitales hay que dejarlas descubiertas. En el resto del cuerpo es mejor vendarlas para evitar roces e infecciones.
  • Quemadura por la plancha: Estas lesiones suelen ser de pequeña extensión y basta con aplicar agua, un apósito graso y tapar la quemadura, a poder ser con gasas estériles. Acostumbran a ser dolorosas, por lo que se puede tomar paracetamol para aliviar el malestar.
  • Cuándo se debe acudir a urgencias: Si es una quemadura pequeña pero tiene ampollas o su color es blanco, negruzco o marrón, hay que ir a urgencias porque se trata de una lesión profunda. También se debe ir al hospital si es de gran extensión, por ejemplo si ocupa todo una pierna. Si es un niño en principio el tratamiento es el mismo, sólo que en los adultos se consideran quemaduras graves si tienen un 25-30% de extensión cutánea, mientras que en los niños basta con un 10-15%; son  quemaduras moderadas si son de un 10-25% en adultos y un 5-10% en niños.
  • Las quemaduras de cara, cuello, zonas próximas a una articulación, manos ypies y del perineo se consideran siempre graves, al igual que las quemaduras causadas por electricidad y aquéllas en las que se haya inhalado humo.
  • Cómo se debe actuar si nos sale una ampolla: No hay que pincharla ni abrirla para sacar su contenido. Lo único que se consigue es dejar tejido muerto que sirve de caldo de cultivo a los propios gérmenes cutáneos. Si la quemadura es reciente puede dejarse la ampolla, cubrirla co un apósito graso y revisarla pasadas entre 24 y 48 horas. Si se rompe o es de gran tamaño, se drena el contenido y se recortan los bordes de piel despegados, todo ello de manera estéril. Después se cubre con un apósito graso y se pone un vendaje ligero que no apriete demasiado.
  • Eléctricas: Es necesario ir al hospital siempre porque este tipo de lesiones se consideran muy graves, sean de la extensión que sean. Suelen ser causadas por contacto con enchufes y las suelen padecer los niños, sobre todo en manos y labios. Lo primero que tenemos que hacer es interrumpir la corrientey retirar al accidentado, después hay que acurdir al hospital, aunque no veamos la quemadura, ya que se puede producir arritmias.
  • Quemaduras químicas: Todas las quemaduras químicas tienen que tratarse de inmediato colocándolas bajo el agua del grifo o de la ducha durante 10/15 minutos para eliminar las sustancias química. Si existe un producto químico en polvo, debe sacudirse primero, antes de echar agua sobre la zona afectada.
  • Quemaduras con amoníaco o salfumán: Son también quemaduras muy profundas, ya que lo que en principio parece un simple eritema puede llegar a destruir tejidos. Antes de ir a urgencias, primero hay que quitar la ropa (solo si no está pegada) y lavar con abundante agua los ojos  porque aunque no llegara el producto salpicando los ojos puede haber llegado sus vapores.

La piel quemada que se haya curado recientemente se lesiona con mucha facilidad y se quema con el sol. Por ello, es muy importante que la persona afectada de quemaduras utilice una crema de elevado factor de protección solar.

Más información sobre quemaduras: Enciclopedia MedlinePlus ; Quemaduras en la Enciclopedia Médica ; Esquema – grados de  quemaduras