La importancia del diálogo

El objeto de toda discusión no debe ser el tirunfo sino el progreso. Todo el mundo sabe conversar, pero pocos lo hacen de forma correcta. Hay personas que sólo hablan de lo suyo sin importarle lo que pueden decir los demás y otras que tienen como única intención imponer su criterio, sin ningún respeto por las opiniones ajenas. De esta manera, lo único que consiguen es cansar a su interlocutor y ponerlo en su contra.

Saber elegir el momento adecuado, sin nervios o estar dolido. Habla con claridad y sé concisa, sin andar por las ramas. No te remontes al pasado y concéntrate en el presente. El fin de toda conversación es lograr una buena comunicación, entendernos bien con los demás y llegar a un acuerdo mutuo. Es importante tener claro lo que queremos conseguir.

En ocasiones, iniciamos una discusión únicamente para expresar nuestro malestar o para herir. Discutimos por discutir, sin ningún propósito concreto. si queremos llegar a un acuerdo, hay que evitar los sentimientos negativos.

Entenderse con los demás no siempre resulta fácil, sobre todo si la otra persona no se viene a razones. En estos casos, no basta con expresar nuestras ideas sin acritud, es necesario, además, resolver los posibles desacuerdos. Para ello acorta diferencias y queda en un punto medio.

Hay que tratar con educación y simpatía. Evita los juicios, las críticas y las acusaciones. Escucha con atención la conversación siempre te dará una estrategia valiosa que debes seguir para entenderte mejor y respetar los puntos de vista del otro, por muy equivocado que te parezcan, trata de no rechazarlos de plano.

_Desniveles_

Imagina que estás frente a una gran escalera, está junto a ti esa persona que es importante para ti, y están fuertemente tomados de la mano.

Mientras están en el mismo nivel, todo está perfecto, es disfrutable. Pero de pronto, tú subes un escalón, pero esa persona no, esa persona prefiere mantenerse en el nivel inicial,-no hay problema-, es fácil aún así estar tomados de las manos. Pero tú subes un escalón mas, y esa persona se niega a hacerlo, ya las manos han empezado a estirarse y ya no es tan cómodo como al principio, subes un escalón mas, y ya el tirón es fuerte, ya no es disfrutable y empiezas a sentir que te frena en tu avance, pero tú quieres que esa persona suba contigo para no perderla.

Desafortunadamente para esa persona no ha llegado el momento de subir de nivel, así que se mantiene en su posición inicial, subes un escalón mas, y ya ahí si es muy difícil mantenerte unido…te duele, y mucho… luchas entre tu deseo de que esa persona suba, de no perderla, pero tú ya no puedes ni quieres bajar de nivel.

En un nuevo movimiento hacia arriba, viene lo inevitable  y se sueltan de las manos, puedes quedarte ahí.. llorar y patalear tratando de convencerle de que te siga, que te acompañe, puedes incluso ir contra todo tu ser y tu mismo/a bajar de nivel con tal de no perderle, pero después de esa ruptura en el lazo, ya nada es igual, así que por mas doloroso y difícil que sea, entiendes que no puedes hacer mas.. mas que seguir avanzando y esperar que algun día, vuelvan a estar al mismo nivel.
Eso pasa cuando inicias tu camino de crecimiento interior, en ese proceso, en ese avance pierdes muchas cosas, todo lo que ya no coincide con quien te estas convirtiendo ni puede estar en el nivel al que estás llegando.

El crecimiento personal es eso: personal, individual, no en grupo, puede ser que después de un tiempo esa persona decida emprender su propio camino y te alcance o suba incluso mucho mas que tú, pero es importante que estes consciente de que no se puede forzar nada en esta vida.

Llega un momento en tu escalera hacia convertirte en una mejor persona, en que puedes quedarte solo/a un tiempo, pero luego, conforme vas avanzando, te vas encontrando en esos niveles con personas mucho mas afines a ti, personas que gracias a su propio proceso  estan en el mismo nivel que tú y que si tu sigues avanzando, ellos también.

En esos niveles de avance ya no hay dolor ni apego, ni sufrimiento, hay amor, comprensión, y respeto absoluto.

Asi es nuestra vida amigos/as, una infinita escalera, donde estarás con las personas que esten en el mismo nivel que tú, y si alguien cambia la estructura se acomoda.

El Lápiz

El niño miraba al abuelo escribir una carta. En un momento dado le preguntó:

– ¿Abuelo, estás escribiendo una historia que nos pasó a los dos?
¿Es por casualidad, una historia sobre mí?

El abuelo dejó de escribir, sonrió y le dijo al nieto:
– Estoy escribiendo sobre ti, es cierto. Sin embargo, más importante que las palabras, es el lápiz que estoy usando. Me gustaría que tú fueses como él cuando crezcas.

El nieto miró el lápiz intrigado, y no vio nada de especial en él, y preguntó:
– ¿Qué tiene de particular ese lápiz?

El abuelo le respondió:
– Todo depende del modo en que mires las cosas. Hay en él cinco cualidades que, si consigues mantenerlas, harán siempre de ti una persona en paz con el mundo.

Primera cualidad: Puedes hacer grandes cosas, pero no olvides nunca que existe una mano que guía tus pasos. Esa mano la llamamos fe, y esa siempre te conducirá en dirección a su voluntad.

Segunda cualidad: De vez en cuando necesitas dejar lo que estás escribiendo y usar el sacapuntas. Eso hace que el lápiz sufra un poco, pero al final, estará más afilado. Por lo tanto, debes ser capaz de soportar algunos dolores, porque te harán mejor persona.

Tercera cualidad: El lápiz siempre permite que usemos una goma para borrar aquello que está mal. Entiende que corregir algo que hemos hecho no es necesariamente algo malo, sino algo importante para mantenernos en el camino de la justicia.

Cuarta cualidad: Lo que realmente importa en el lápiz no es la madera ni su forma exterior, sino el grafito que hay dentro. Por lo tanto, cuida siempre de lo que sucede en tu interior.

Quinta cualidad: Siempre deja una marca. De la misma manera, has de saber que todo lo que hagas en la vida, dejará trazos. Por eso intenta ser consciente de cada acción.

PAULO COELHO

Tú también puedes construir una catedral

Cuentan que un peregrino que se dirigía a Santiago de Compostela se encontró tres picapedreros que trabajaban en el camino, Los tres realizaban la misma tarea, pero la actitud de cada uno de ellos era muy diferente.

-Perdone -preguntó al que obraba con más desgana-, ¿qué es lo que está haciendo?

-¿No lo ve? -le contestó de mala manera-. Estoy picando piedras.

Entonces, el peregrino se acercó al segundo hombre, que trabajaba muy concentrado, y le hizo la misma pregunta.

-Está claro -replicó-. Preparo las piedras para que puedan utilizarse después para la construcción.

Por último, el peregrino se dirigió hacia el tercer hombre, que silbaba alegremente mientras trabajaba, y que, al oír la pregunta, respondió orgulloso: <<¡Estoy construyendo la catedral de Brugos!>>

 Cuando una obligación o tarea nos parece pesada o poco gratificante, en lugar de amargarnos por ello, debemos pensar en el objetivo final.

Figuras hechas de cacahuetes

Steve Casino ha conseguido inmortalizar al mítico Elton John con un simple cacahuete.

Elton John, pintado en un cacahuete                                                                                                                                                                                                                                                      La versión más divertida de Alfred Hitchcock. Como el resto de obras de Steve Casino, las miniaturas estás realizadas con simples cacahuetes. Antes de realizar sus obras, Steve limpia los cacahuetes y luego les da forma. Termina sus esculturas pintando las miniaturas.

109680-733-550

La versión del personaje ficticio James Bond 007

109685-733-550

Carta de un niño a sus padres separados

No traten de disipar mi dolor con grandes regalos y diversiones. Me duele el corazón y éste no sana con risas sino con caricias. Todo lo que necesito es la garantía de que, aunque estén separados, ninguno de los dos me abandonará

Díganme con palabras y actitudes que puedo seguir amándolos a los dos y ayúdenme a mantener una relación estrecha con ambos. Después de todo, fueron ustedes quienes se escogieron mutuamente como mis padres.

No me pongan de testigo, de árbitro ni de mensajero en sus peleas y conflictos. Me siento utilizado y responsabilizado por arreglar un problema que no es mío. Tengan en cuenta que todo lo que hagan para perjudicarse mutuamente, quiéranlo o no, en primer lugar me lastimará personalmente a mí.

No se critiquen ni se menosprecien delante de mí, así todo lo que digan sea la verdad. Entiendan que por malos que hayan sido como esposos, son mis padres y por lo tanto yo necesito verlos a ambos como lo máximo.

No peleen a ver cuál se queda conmigo, porque no soy de ninguno, pero los necesito a los dos. Recuerden que estar conmigo es un derecho, no un privilegio que tienen ambos y que tengo yo.

No me pongan en situaciones en que tenga que escoger con quién irme, ni de que lado estoy. Para mi es una tortura porque siento que si elijo a uno le estoy faltando al otro, y yo los quiero y los necesito a los dos.

Díganme que no tengo la culpa de su separación, que ha sido su decisión y que yo nada tengo que ver. Aunque para ustedes esto sea obvio, yo me culpo porque necesito conservar su imagen intacta, y por lo tanto, el único que puede haber fallado debo ser yo.

Entiendan que cuando llego furioso después de estar con mi padre/madre, no es porque él/ella me envenene sino que estoy triste y tengo rabia con ambos porque ya no puedo vivir permanentemente con los dos.

Nunca me incumplan una cita o una visita que hayan prometido. No tienen idea de la ilusión con la que espero su llegada, ni el dolor tan grande que me causa ver nuevamente que han fallado.

Denme permiso de querer a la nueva pareja de mi padre/madre. Aunque en el fondo del alma me duele aceptarla, yo quiero ganármela para no perder al padre/madre que pienso que me dejó por ella.

No me pidan que sirva de espía ni que les cuente cómo vive o qué hago con mi otro padre. Me siento desleal para con él, y no quiero ser un soplón.

No me utilicen como instrumento de su venganza, contándome todo lo “malo” que fue mi padre/madre. Lo único que con seguridad lograrán es que me llene de resentimiento contra quien trata de deteriorarme una imagen que necesito mantener muy en alto.

Asegúrense que comprendo que aunque su relación matrimonial haya terminado, nuestra relación es diferente y siempre seguirá vigente. Recuerden que aunque la separación pueda constituir para ustedes una oportunidad para terminar con un matrimonio desdichado o para establecer una nueva relación, para mí constituye la pérdida de la única oportunidad que tengo para criarme al lado de las personas que más amo y necesito: mi papá y mi mamá.

Recuerden que lo mejor que pueden hacer por mí -ahora que ya no se aman- es respetarse mutuamente.

Volando y sin alas..!

   La vida te pone aprueba muchas veces, a veces con golpes duros de sobrevivir. Pero solemos tener miedo a fracasar y que las cosas salgan mal. Pero al final te dices a ti mismo que ”si no arriesgas no ganas”. Por eso, al final todos nos lanzamos y esperamos poder volar, llegar a lo más alto y sentirnos bien. Porque si no es así, caeremos como piedras haciéndonos heridas que a veces ni el tiempo es capaz de curar.

Y es que durante la caída nos preguntamos: ¿se puede saber por qué he saltado? Pero aquí estoy, cayendo lentamente cuando las circunstancias pueden conmigo, o más bien, me dejo vencer. Y sólo hay una persona que puede hacerme creer que vuelo: esa eres tú.

El tiempo funciona sin pilas ni cuerda de reloj. Los trenes no esperan y se largan. Los capuchones de los bolígrafos se pierden. Las palabras son inversamente proporcionales a todo lo que queremos decir. La batería de los móviles siempre falla o se estropean enseguida. Las miradas ya son sin compromisos. Las drogas un medio de vida. La música pierde interés por sus letras. Los zapatos se desgastan de tantas vueltas. El amor se denuncia por malos tratos. Los sueños siempre llegan con retraso. El pasado te hace rebobinar tu vida. Los días martes y trece conspiran contra a ti en mla suerte. Los besos se agotan. La esperanza desespera. Las leyes se imponen sin venir a cuento. El tabaco perjudica y mata. Los lunes son odiosos, después de un fin de semana. Las relaciones se destiñen. Los compromisos se desentienden. Las luces se funden. Tu maleta pesa más de la cuenta. Los autobuses marean. Los sentimientos se confunden. Los semáforos siempre se ponen colorados si los miras. Los bordillos están dónde no te los esperas. Las prisas te retrasan. Las personas malas son muy malos y las personas buenas no son tan buenos en realidad.

Pero por una sola sonrisa, o por un solo momento de felicidad, aunque sea por un instante, por eso vale la pena vivir cada día.

Hay momentos en los que todo parece maravilloso, momentos en los que tu sonrisa no se borra de tu cara y que con verla otros de verte feliz, sonríen. Momentos en los que te miras al espejo y te ves guapa, te sientes guapa porque simplemente te sientes bien interiormente.

Momentos en los que sientes que puedes volar. Momentos en los que tu corazón parece tener vida propia e intenta escapar. Momentos en los que aquellas cosas que tu considerabas cursis y empalagosas empiezan a tener su encanto.

Momentos en que todo lo que hay a tu alrededor no importa, te da igual lo que pase en el mundo solo tienes una cosa en la mente y no sólo en tu mente también en tu corazón.

¿Y sabes por qué pasan todas estas cosas? Si, lo has adivinado, estás enamorada y sólo quieres formar a ser un ángel guardian de tu alma.

Ser tu ángel guardián, aquella que te cuide desde arriba, desde abajo, y desde cualquier ángulo. Ser tu abrigo para el invierno, y tu sol de cada mañana. Ser tu amanecer, tu atardecer, un pequeño pajarillo que se pose sobre tu ventana..
Ser tu mano tendida, para ayudarte a levantar si caes por las piedras del camino, ser tus escaleras para que cruzes cualquier muro, ser quien seque tus tardes tristes con 500 toneladas de paquetes de “Clinex”, ser tu sueño para que sean placenteros, ser tu almohada con la que conversar cuando te sientas solo, o cuando tengas que consultar algo.. Ser cualquier estación del año, la que más te guste, y hacerla lo más duradera para ti.

Ser agua para calmar tu sed, ser tu sombra si es necesario, ser tu escudo en la batalla.. Sertodo lo que necesites, ser tu ángel guardián.