Viaje de la desesperación a la esperanza

Debido a un accidente de tráfico David perdió la vista cuando sólo tenía 24 años. Cuando recuerdo la desesperación en la que vivía inmerso durante los primeros tiempos de su discapacidad, no puedo menos que dar las gracias a Dios por el cambio que en él se ha operado. Ahora veo a David feliz. Y esta felicidad jamás se obtiene con una indemnización por grande que ésta sea, así que seamos conscientes cuando cogemos un coche sin precaución no sólo por nosotros sino por los demás conductores también que puedan perjudicarles la vida.
Es una conquista que resulta de un trabajo de superación, de haber logrado ese propósito que, en un principio, parecía una quimera, pero que, con el debido esfuerzo, la debida dosis de voluntad y una gran constancia se convierte en una realidad, haciéndote inmensamente dichoso, puesto que es como un volver a nacer. David ha pasado, de una dependencia total, a disfrutar de toda la autonomía que le permite su discapacidad y los medios tecnólogicos de los que actualmente disponen quienes no pueden ver.
Hacía tan sólo unos meses que se había graduado en la universidad cuando se quedó ciego. Podríamos decir que había terminado ya su formación, que ya lo había aprendido prácticamente todo. Sin embargo, tuvo que volver a comenzar desde cero.
No fue nada fácil. Pasó dos años encerrado en  su casa, sin hacer nada más que compadecerse de sí mismo y alimentar un odio totalmente contraproducente hacia aquella situación que lo limitaba. Detestaba tener que depender de su familia, novia o amigos. Pocos meses después de quedarse ciego, rompió también con su novia Amelia, la que había sido su novia durante dos años. Y, aunque ella fue consciente de que no podía hacer nada por convencerlo de lo contrario, no perdió la esperanza de reiniciar su relación cuando él volviera a ser el de antes como así ha sido finalmente. David llegó a tocar fondo e intentó suicidarse. Aunque estuvo a punto de conseguirlo, se recuperó y, lo mejor de todo fue que estar tan cerca de la muerte y ver el enorme daño que nos hubiera causado a todos, le hizo empezar a considerar la idea de adaptarse a su nueva vida.
Aprendió a leer en braille en la Asociación Nacional de Ciegos, y, con ayuda de un perro-guía, ha logrado manejarse con autonomía y sin complejos. Pero nunca habría dado esos pasos si, previamente, no se hubiera unido a un grupo musical. Como siempre le ha gustado mucho la guitarra y tiene buena voz, alguien se lo propuso y todos le animamos a que lo hiciera. Esta actividad le ha devuelto la alegría, la ilusión por hacer cosas y hasta las ganas de tener pareja, pues ha vuelto con Amelia. El efecto positivo que ha causado la música en él no es algo causual, pues se ha demostrado la eficacia que tiene a la hora de superar bloqueos emocionales. Ahora, David es otro muy distinto.

Asumir nuestras particularidades

Asumir nuestras particularidades es primordial para ser más felices y vivir más tranquilos.

Bajo mi percepción tenemos un concepto de normalidad muy limitado, lo que genera una gran angustia y sufrimiento en muchas personas, porque creen que lo que les sucede no es normal. Yo me preguntó: ¿Por qué consideramos “no normales” a quienes sufren discapacidades físicas, Síndrome de Down, autismo, ceguera, etc… cuando hay millones de personas en el planeta que nacen con estas caracteristicas?
Es cierto que su condición genera una serie de limitaciones que deben ser tenidas en cuenta por la sociedad y las instituciones para facilitar la integración de estas personas y que, en algunos casos, el trato con ellas requiere de un esfuerzo extra por parte de quienes nos consideramos “normales”, pero, ¿y qué? ¿Acaso no levantamos la mirada para hablar con alguien más alto o buscamos el curso de inglés más acorde a nuestro nivel? Todos tenemos nuestras particularidades y el mundo es lo suficientemente flexible como para adaptarse a ellas.
He sido testigo de cómo una amiga, se consumía por la pena por haber tenido un niño autista (En nuestro país hay más de 50.000). Su carácter y su actitud se volvieron casi trágicos al ver que, como según decía ella, su hijo “no es normal”, incluso llegó a convencer a toda su familia de que aquello era un drama y, en un momento dado, yo no pude más y me rebelé ante la situación, negándome a aceptar su idea de que éran una familia estigmatizada por el hecho de que ese niño fuera autista.
No culpo a mi amiga por sentir frustación ante la situación,  pues, no nos han educado para asumir con normalidad, como una expresión más de la diversidad de la vida, pero su negatividad hace daño a todos. Investigando, he descubierto que otras familias afrontan  el enorme reto de criar a un hijo autista con un espíritu mucho más luchador, alegre y esperanzador y así lo transmití a mi amiga, que beneficia enormente a los niños en su desarrrollo. Me puse en  contacto con una asociación de padres y madres de niños autistas y convencí a mi amiga para que hablase con ellos. No fue fácil para ella, pero poco a poco, empezó a abandonar su actitud victimista, contagiando a toda su familia un nuevo aire más fresco y mejor para todos.
Marcelino ya tiene 7 años y, gracias a la estimulación  que ha recibido, controla más su agresividad y mantiene un mayor contacto con la familia: el apego es el mayor aprendizaje para este tipo de personas. ¡Incluso está empezando a reconocer las letras! Obviamente, vivir con él resulta una experiencia intensa y, muchas veces, agotadora. Pero también es una vivencia repleta de amor y de compañerismo, pues, para Graciela, fue crucial conocer a otras familias que pasaban por lo mismo y recibir su apoyo para aprender a vivir “su normalidad”. Ahora, por suerte, su familia ya no es la misma.

Que nadie… ♫

Manuel Carrasco y Malú Que nadie

Letra de la canción: Que nadie     ▼

Pergamino

Once Upon a Day

Tong Hua ♫ Guang Liang

Descargar el MP3 del vídeo  GuangLiang-Tonghua:

http://www.mediafire.com/?4r2ztzhtj2w

Gracias  Raúl Morin por el vídeo musical

Dedicada para ti ♥ Tarek Sidawi: ♫ Nada se compara a ti ♥

Carlos Baute con Franco de Vita

Nada se compara a ti

Muero de frío ♫

Muero de frío ► Ráfaga

【ツ】 Estaré disfrutando esta noche de este grupo musical de cumbias ► Argentino

Letra: Necesito decir que te amo 【♥】 hablarte al oído decirte mi amor..ღ
Necesito que sepas que eres el ángel que siempre me cura el dolor
Solamente te tengo en mi almohada estas en mis sueños, en cada rincón de mi corazón
Solamente conozco la casa que habitas de noche. cuando sueño con vos..
Muero de frío, amor ven abrigar mi corazón.. solo te tengo en mi ilusión, beso tu cuerpo cuando sueño con vos.
Cada noche invades mi mente vives en un mundo, tan lleno de amor tu me das la dulzura que siempre anhelo mi alma, y mi corazón
Solamente te tengo en mi almohada estas en mis sueños,en cada rincón de mi corazón solamente conozco la casa que habitas de noche cuando sueño con vos
Muero de frío, amor ven abrigar mi corazón solo te tengo en mi ilusión, beso tu cuerpo cuando sueño con vos. Cuando sueño con vos. Solamente con vos
Solo Solo