Soy tonta..

Yo soy la tonta que tropieza no una ni dos en la misma piedra, ni tres, yo soy de las que tropieza cuatro y cinco veces. Yo soy la tonta que sonrie siempre, aunque las ganas sean mínimas. Yo soy la tonta que intenta arreglar cosas imposibles.Yo soy la tonta que pide perdón cuando en realidad la culpa no es suya, la que pide mil veces perdón si hace falta hasta que la perdonan. Yo soy la tonta a la que le dicen una frase bonita y cree que todo va bien. Yo soy la tonta que siempre se da cuenta de todo y calla. Yo soy la tonta a la que bacilan. Yo soy la tonta a la que todo el mundo aprecia y nadie conserva. Yo soy la tonta que siempre pierde. Yo soy la tonta a la que después de algo malo no le llega lo bueno. Yo soy la tonta que siempre da todo por el resto y no recibe nada a cambio. Yo soy la tonta que pide desesperadamente que la quieran y nadie la escucha. Yo soy la tonta que no quiere escuchar mas tonterías. Yo soy la tonta que se ha cansado de todo. Yo soy la tonta que no tiene fuerzas, la tonta que pasa olimpicamente de luchar por algo donde la batalla ya está perdida hace mucho. Yo soy la tonta que siempre será tonta.

Soy..

 Soy de las que piensan que lo que tenga que ocurrir ocurrirá y lo que no, no se dará. No soy de forzar las cosas, pero tampoco soy de esperar. Soy de las que viven rápido para no pensar. Soy de las que actúan y luego piensan, de las que aparentemente les da un poco todo igual. De las que se contradicen. De las que no tienen nada demasiado claro. Aunque firme a sus decisiones. Pienso que el destino es algo relativo y nada que se pueda controlar. Soy de las que dicen nunca más y siempre vuelven. De las que lo intentan y lo acaban consiguiendo. Siempre procuro ir más allá del intento. Soy de las fuertes, bastante más de lo que aparento, bastante más de lo que en verdad pienso. Pienso que hoy estamos aquí, mañana allí, la vida puede dar giros de hasta 360º. Creo que hasta lo mas insospechado puede ocurrir. De las que no planean nada, de las que intentan que todo surja según el momento.
Puede que un día tenga mil sonrisas para repartir y otro en cambio no tenga ganas de nada. Quiero a muchas personas, y odio a otras tantas. Para unos seré demasiado perfecta y para otros tendré demasiados defectos. Para unos seré la mejor amiga del mundo, y otros no me querrán ni ver. Tengo muchas cosas buenas, pero también muchas malas. Me gusta contarle mis secretos a la gente en la que confío y que esa gente confíe en mí. Me gusta picar, pero no que me piquen. Me encanta pasarme horas hablando por teléfono con ellas. Me gusta reír y hacer reír. Me gustan los pequeños detalles y los grandes momentos. Me gusta recordar viejos momentos. Me gusta ayudar a la gente siempre y cuando se lo merezcan. Me gusta actuar sin pensar en las consecuencias. Me gusta saltarme las reglas y no seguir una misma rutina. Me gusta aprender de mis errores, que no son pocos. A veces puedo ser muy tímida, otras en cambio puedo ser la mas lanzada. Odio los lunes y me encantan los sábados. Tengo muy poca confianza en mi misma y demasiada en los demás. Puedo ser tan encantadora por las mañanas, como por las tardes, pero depende del pie con el que me levante cada mañana. Tengo miradas que matan y sonrisas que emboban. Para mi no es blanco o negro,  siempre procuro ver el gris.  O me da igual o todo me afecta. O algo me gusta o no puedo ni verlo. Hago lo que quiero y cuando quiero. Tengo por costumbre soñar despierta todas las noches. Soy de las que prefiere un beso sincero que mil “te quiero” fingidos. Soy muy orgullosa y me callo muchas cosas que me gustaría decir por no dañar. Tengo mis mas y mis menos. Odio que me hagan callar. Me encanta hacer locuras.
Vale, lo admito, soy de las que nunca se olvidaran de lo que la persona a la que querían les dijo, de las que no aguanta un día sin sonreír, de las que no pueden vivir sin sus amigas, de las que siempre llora, de las que no soportan esperar, pero que si no hay mas remedio lo hacen, de las que comete errores, los rectifica y los vuelve a cometer, de las que por mucho que estén enfadadas con alguien siempre estarán a su lado, de las que en el fondo no saben odiar, de las que se derrumban fácilmente, de las que no paran de escuchar una canción hasta que se hartan, de las que si algo han aprendido es a reírse de sus propios errores.
Puede que a veces pueda con todo y otras que no pueda con nada. Puede que sepa sonreír como nadie y otras que sólo lo finja. Puede que viva en sueños y otras veces ni los encuentre. Puede que me gusten los días nublados y otros que no sepa salir de ellos. Puede que a veces todo sea tan claro y otras que sea capaz de darle una vuelta más. Puede que me comporte como una idiota y otras simplemente lo sea. Puede que a veces te quiera y otras que sólo intente ocultarlo. Puede que me levante y otras que se me acaben las ganas. Y puede que a veces luche contra todo pero me derrita ante nada..

Querer, pensar y sentir..

  Querer, pensar y sentir. Tres cosas muy distintas, que a veces se confunden. No puedes pensar lo que quieres, ni pensar lo que sientes. No puedes querer si no sientes, pero si puedes sentir lo que no quieres. Porque hay veces que las cosas que sientes no las puedes pensar, y las cosas que piensas no las quieres sentir.
Que a veces no sientes lo que piensas, que a veces no piensas, ni quieres, ni sientes. Quieres pensar algo, pero no es lo que realmente sientes, solo piensas lo que sientes y sientes lo que quieres, pero a veces no sabes lo que sientes y al final dices ¿qué coño quiero? No entiendes ni lo que piensas, no entiendes ni lo que sientes, no quieres sentir lo que piensas, no quieres saber lo que sientes. No quieres querer. Quieres pensar que sientes lo que en realidad no sientes, si piensas qué quieres sentir, no sientes, ni quieres.
Y te das cuenta de que no sientes lo que piensas y que puede que sientas lo que no quieres sentir.
Y, ¿qué es lo que pienso que siento, si no quiero saber lo que pienso?

Ser único dueño de tu destino

“El futuro nos tortura y el pasado nos condena. He aquí por qué se nos escapa el presente”
Es imposible centrarse en el momento presente si nuestro entorno más próximo está repleto de recuerdos del pasado. No se trata de deshacerse de cosas que para ti tienen valor, pero sí de ordenar, almacenar y prescindir de lo que ya no tiene cabida en tu nueva vida. Nuestro hogar no es sólo el lugar donde buscamos cobijo, sino el espacio donde nos recargamos de energía día tras día. Para empezar a ver las cosas de forma diferente, a veces, va muy bien hacer algunos cambios. Esto no significa que tengas que mudarte a otro lugar o redecorar tu casa de arriba abajo, algo que no siempre es posible.
No se trata de que olvidemos el pasado, sino de que te reconcilies con él para así poder disfrutar de lo que eres y tienes en este momento.
Si el peso del pasado se hace excesivo y te da la impresión de que no avanzas, intenta cambiar de actitud. Las lamentaciones no sirven para nada; entregarse a ellas es perder el tiempo presente por un pasado que ya no nos pertenece. No hay que vivir sujetos al victimismo como tampoco hay que cargar con el peso del resentimiento. Una persona resentida se intoxica a sí misma.  Romper con el pasado es no culparse por las equivocaciones cometidas o las ocasiones desaprovechadas, puesto que la vida es una enseñanza continua.
Cuando encajamos los errores como algo natural damos un paso gigante en la conquista hacia la felicidad. Cuando decimos que todo pasado fue mejor, condenamos el porvenir sin conocerlo.
Una persona es feliz, cuando vive plenamente la vida, aceptándola como le viene. Convéncete de que tú también tienes derecho a rehacer tu vida y de que hoy es el mejro día para dar ese golpe de timón que te hará cambiar de rumbo.

Nunca fueron noticia

Un buen acto de corazón.. por suerte en esta sociedad todavía queda alguien con humanidad que lo demuestra con hechos y no con palabras..

Un sacrificio, a veces, muy desagradecido

Al regresar al trabajo tras ‘unas vacaciones’, he encontrado muy desmejorada a la señora Mary Carmen, mi vecina. Tiene más de 80 años y vive sola, pues se niega a irse a casa de sus hijos y, mucho menos, a una residencia.

Me ha contado que ha pasado el verano completamente sola, sin poder bajar a comprar por el calor, subsistiendo gracias a una vecina que la traía, según ella, “un par de lonchas de jamón york”. Sé que no es cierto. Sus hijos  viven pendientes de ella y se han relevado en vacaciones para visitarla a diario, hacerle las faenas del hogar, llenarle la nevera y, como ellos dicen, vigilarla “a distancia” porque si no, se les enfada.

¡Qué injustos son a veces los mayores con quienes más se sacrifican por ellos y les cuidan! Por suerte no siempre es así y hay personas mayores muy agradecidos/as por las atenciones y trato de cariño recibidas.

 

Amor verdadero

Una mañana agitada, a las 8:30, cuando un señor mayor de …unos 80 años, llegó al hospital para que le retiraran los puntos de su pulgar. El señor dijo que estaba apurado y que tenía una cita a las 9:00 am, el doctor le pidió que tomara asiento, sabiendo que quizás pasaría más de una hora. Lo vio mirando su reloj y decidió examinar su herida. Mientras lo curaba le pregunto si tenía una cita con otro médico esa mañana, ya que lo veía tan apurado. El señor le dijo que no, que necesitaba ir al geríatrico para desayunar con su esposa. El doctor le pregunto sobre la salud de ella: Él le respondió que ella hacía tiempo que estaba allí ya que padecía de Alzheimer. Le pregunto si ella se enfadaría si llegaba un poco tarde: Le respondió que hacia tiempo que ella no sabía quién era él, que hacía cinco años que ella no podía ya reconocerlo. El doctor sorprendido entonces le pregunto: ¿Y usted sigue acudiendo cada mañana, aún cuando ella no sabe quién es usted? -El sonrió y le dijo:-Ella no sabe quien soy, pero yo aún se quien es ella y la amo-.  Al doctor se le erizó la piel, y tuvo que contener las lágrimas mientras él señor se iba, y penso, “Ese es el tipo de amor que quiero en mi vida. “El amor verdadero no es físico, ni romantico. El Amor verdadero es la aceptación de todo lo que es, ha sido, será y no serás en la vida . La gente más feliz no necesariamente tiene lo mejor de todo; ellos sólo hacen todo, lo mejor que pueden. La vida no se trata de sobrevivir a una tempestad, se trata de saber como abrazarse BAJO LA LLUVIA!