Preocupaciones

Hay dos tipos de preocupaciones; en las que puedes hacer algo al respecto y en las que no. En las segundas no hay que perder el tiempo. Tú eres quien mejor sabe cuáles son tus puntos fuertes y débiles; ver el vaso medio lleno o medio vacío sólo depende de nosotros. Frente a una situación abversa o una racha complicada, podemos reaccionar lamentándonos y considerándonos víctimas de la misma o bien encarándola de una forma positiva y asumiendo que los momentos menos fáciles forman parte de nuestra existencia y, como tales, nos ayudan a evolucionar.

Dedicar una parte de tu tiempo a hacer cosas que te gusten y te aporten un beneficio personal es una manera muy saludable y divertida de despejarte. Las prisas, la necesidad de quererlo todo al instante y las autoexigencias laborales y personales que nos imponemos acaban pasándonos factura.

Sé selectivo, elige qué es lo importante y descarta aquello de lo que puedas prescindir. Aprende a establecer prioridades y, sobre todo, adecir que no.

Controla tu vida, este proceso selectivo, además, te permite tomar las riendas de tu vida y tenerla bajo control. Poner en práctica tus recursos es una habilidad que te ayuda a saber qué aspectos personales debes reforzar para sentirte bien, sirve de aprendizaje muy útil para ganar confianza en ti mismo/a y conocerte más.

Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad; un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad. La misma realidad puede ser interpetrada y vivida de dos maneras diferentes, dependiendo del enfoque que cada uno le dé. Además, nuestros pensamientos y acciones condicionan nuestras emociones, por lo que, si son positivos, incidiráan favorablemente en nosotros y nos ayudarán a  alcanzar la anhelada calma.

Anuncios

En busca de la felicidad

“No permitas que nadie te diga que eras incapaz de hacer algo, nI siquiera yo. Si tienes un sueño, debes conservarlo. Si quieres algo, sal a buscarlo. No digáis nunca a nadie que no puede hacer algo. No digáis nunca a nadie que deje de soñar. Y alejaos de quien os lo diga a vosotros. La vida está en gran parte compuesta por sueños. Hay que unirlos a la acción.”
Cuando conocemos nuestros valores, siempre, actuamos acorde a ellos.  Cómo una persona autentica, en la que confiar, en la que sabes cómo responderá ante una situación determinada. Saben que eres de una determinada manera, y siempre la misma, para lo bueno y para lo malo.
Todos queremos ganar en la vida, pero sin acción, en casa, dando discursos bonitos, no sacaremos ningún beneficio. Dejemos de exigir a los demás y empecemos a ofrecer más de nosotros mismos. Ofrezcamos nuestra verdadera esencia. Porque como bien dicen nuestros padres, acabaremos recogiendo lo que vayamos cosechando a lo largo de la vida.
Ya vale de no ofrecer lo que pensamos que el mundo nos debe, de enfocarte en lo que no quieres y empecemos a enfocarnos en lo que queremos, deseamos o anhelamos. Así de fácil de decir y también fácil de hacer. Demos día tras día lo mejor de nosotros y sé que acabaras recogiendo una recolecta increíble.

10 Reglas

1. Siempre me siento feliz… ¿sabes por qué? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele.

2. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución, lo único que no se resuelve es la muerte.

3. No permitas que nadie te insulte, te humille o te baje la autoestima. Los gritos son el arma de los cobardes, de los que no tienen la razón.

4. Siempre encontraremos gente que te quiere culpar de sus fracasos, y cada quien tiene lo que se merece.

5. Hay que ser fuertes y levantarse de los tropiezos que nos pone la vida, para avisarnos que después de un túnel oscuro y lleno de soledad, vienen cosas muy buenas “NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA”. Por eso disfruta la vida porque es muy corta, por eso ámala, sé feliz y siempre sonríe; sólo vive intensamente para ti y por ti. recuerda:

6. Antes de discutir ….. Respira.
Antes de hablar …… Escucha.
Antes de criticar ……..Examínate
Antes de escribir…….. Piensa
Antes de herir ………..Siente
Antes de rendirte ……. Intenta
Antes de morir …………VIVE . . ! !

7. La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir, con los defectos de los demás y admirar sus cualidades.

8. Qué quien NO VALORA lo que tiene, algún día se lamentará, por haberlo perdido y que quien hace mal algún día recibirá su merecido.

9. Si quieres ser feliz haz feliz a alguien, si quieres recibir, da un poco de ti, rodéate de buenas personas y sé una de ellas.

10. Recuerda, a veces de quien menos esperas es quien te hará vivir buenas experiencias!

NUNCA ARRUINES TU PRESENTE POR UN PASADO QUE NO TIENE FUTURO.

Clavo que saca otro clavo

Ayer me hablaban de la teoría del “clavo que saca otro clavo”; que se podía decir -estoy tan vulnerable-, es la excusa perfecta para decir que caes con alguien más, porque no sé qué hacer conmigo misma. Realmente, dando unos besos, tocando una piel nueva, diciendo de forma diferente un “te quiero” o cambiando la voz para un “te amo”; que cabe aclarar que sí usas esa teoría, sólo es por despecho; ´¿vas a olvidar, o la otra persona se dará cuenta de lo que perdió?. O acaso es mejor, cuando pregunten ¿cómo estás? -Ya estoy mejor-, como sí terminar con alguien fuera una enfermedad.
Recientes estudios practicados a parejas en la que uno de los dos elige seguir lo de que un clavo saca a otro clavo, y que dieron su versión real de los acontecimientos y finales resultados corrobora el hecho de que al final de cuentas no se consigue el objetivo tan ansiado; es decir la persona continúa ligada sentimentalmente a su anterior pareja. Muchas de las parejas respondió que la teoría no funciona, ya que aunque se inició una nueva pareja, los sentimientos no se quitan y se ponen como una prenda de vestir.
No, no es fácil, ni bonito, ni se supera pronto (cuando es amor real, porque cuando no, al día siguiente están como nuevas); pero sí estás buscando a alguien más para que te quite lo deprimida, o te quite las ganas, o peor aún “la soledad”, no vas a cerrar tu círculo vicioso, porque nadie tiene la responsabilidad de hacer lo que tú debes “sanar” en tu vida. Sólo tú, vas a tener tu tiempo de re-encontrarte y ahora sí, empezar con alguien más. Pero no se empieza algo, por recordar los errores de antes.

Lo malo es, que aún saliendo con sentido de libertad, somos como el niño que acaba de aprender a andar, y aunque la herida se cierra, en más de una ocasión nos viene el recuerdo, y cerramos los puños con rabia y sentimos una cosa en el estómago, por que se supera, pero no se olvida.
Moraleja: aprende de los errores y en vez de un clavo, busca una tachuela, se clavan en la madera hasta que mueren oxidadas por el paso de los años, y aun así es difícil sacarlas.

Conciencia

Hace unos días, escuché en las noticias de la noche que, en países, una gran cantidad de niños y niñas van al colegio cada mañana con el estómago vacío y me impactó.

Supongo que aquí, en nuestro país (España), pasa lo mismo, pues la situación no es mucho mejor con esta crisis. Quizás, algunos puedan comer algo gracias a la solidaridad de amigos o vecinos, alguna ONG, no sé..

Siento una indignación y una impotencia muy grande al pensar que todos esos “encorbatados”, sean del color que sean -que a mí me parecen todos iguales- puedan dormir con la conciencia tranquila sabiendo que tanta gente, que tantos niños/as, están pasando penurias por su culpa y que, aun encima, no le ponen remedio sino que lo quieran empeorar con tantos recortes.

Quizás es que se han guardado su conciencia en la caja fuerte de un banco.

Superación

No existe el olvido, no se puede olvidar a una persona o un hecho, simplemente, se supera. Superas relaciones, superas miedos, superas pérdidas, superas heridas, continuamente superamos cosas, pero no las olvidamos.

No desaparecen de un día para el otro ni de un año a otro de nuestra mente, simplemente comenzamos a darle importancia a otras cosas u otras personas que nos van alejando de lo que nos causa daño hasta que logramos que no nos afecten más. Es una cuestión más que nada, de tiempo.

Primero amor, arma de dos filos

El primer amor, todos lo tenemos, es como un sueño, es mágico, poco fácil de explicar, se tiene que vivir en carne propia para saber de lo que hablo, en realidad es un ensueño del que nadie quiere despertar, pero en la mayoría de los casos al ver la realidad puedes llevarte una gran desilusión y caer en cuenta de que es eso, sólo tu primer amor, está lleno de inocencia, es amor puro y sincero, donde la pena respira, las lágrimas sonríen, el dolor es más suave, la culpa pierde su filo, el juicio olvida a quien juzgar y el miedo ya no se asusta.
En esta etapa creemos que será eterno, por lo general se vive en la adolescencia, donde inexpertos entramos y descubrimos el mundo del verdadero significado de este sentimiento, imaginamos que jamás terminará, que envejeceremos con esa persona a nuestro lado, sin embargo, el futuro probablemente nos prepara otra cosa muy diferente a lo que esperábamos, tal vez ese individuo que tanto pretendíamos amar no era para nosotros, por lo tanto nosotros pensamos que es algo seguro, algo que no se nos va a ir.
Al perder a tu primer amor es algo tremendamente fuerte, es un cambio que te provoca un fuerte impacto, sientes que te roban gran parte de tu vida, y en realidad es eso. Pierdes una hermosa etapa de tu existir, la inocencia del primer amor. Este golpe puede afectarte e influir en ti de dos formas: Levantarte y crecer a base de esto, ó caerte en una inmensa infelicidad y tratar de aferrarte al primer amor lo cual es demasiado enfermizo.
Para quien decida ponerse de pie y salir adelante con él, es un cambio de gran magnitud en la formación de tu carácter, en tu mente y en tu forma de ver al mundo. Cuando decides hacerlo, cambian totalmente tus expectativas de vida, te sientes impulsado por esta fuerza, deseas superarte, prosperar y transcender sobre esto. En el momento en que decides tomar esta fuerza para cambiar, va por ti, no es por los demás, no se trata de hacerlo por tu ex-pareja, ni por tus amigos, ni por tu familia, ni por lo que diga la sociedad, porque en realidad quien cambiará y va a mejorar eres tú, nadie más.
En cambio hay quienes no desean aceptar la realidad, se aferran a la idea de que es el amor de su vida, probablemente le teman a la soledad, a lo mejor tienen miedo de perderlo, en realidad no lo van a perder porque el primer amor no se olvida, no se deja, nunca muere, siempre ocupará un lugar en tu corazón, porque así es como aprendiste a amar, o quizá es en verdad que no pueden o no quieren olvidar, ni desean parar ese “mágico” sentimiento. Existen personas que se apegan a la idea de que deben permanecer siempre con su pareja, hasta el final, se juran amor eterno siendo tan jóvenes y al no ser correspondido se derrumban y se dejan hundir, piensan que es cuando todo termina, sienten que el mundo se les viene abajo, que nunca más van a volver a encontrar un amistad como esa, en realidad nunca encontraran otro igual por lo mismo de que es el primer amor. Se atrapan en un pequeño mundo donde solo piensan en regresar con su antigua pareja, donde piensan que en verdad si tiene solución, pero por lo pronto lo mejor sería que acepten la perdida y lo superen, es lo mejor que pueden hacer, levantarse y salir adelante, mejorar porque puede que en realidad el destino si desee que estén juntos y los vuelve a reunir, se adhieren sus caminos, sin embargo, ahí las cosas serán diferentes.
Ese dolor que nos hiere hasta lo más profundo de nuestro corazón, que a pesar de que lo rompen y lo destrozan en dos mil pedazos no entendemos, somos necios, probablemente nos encanta el dolor, tal vez es sólo que no queremos aprender, pero ni modo así es la vida y así tiene que ser, porque sin sufrimiento no hay felicidad y no tenemos más remedio. La diferencia es como reaccionemos ante ello, o bien te atrapan en una intensa infelicidad o te levantas por encima de ellas y te enfrentas a lo que es. Esta cualidad que procede de la física y se refiere a la capacidad de un objeto para recuperar su forma inicial después de soportar una presión que lo deforma. En el ser humano tiene la capacidad de enfrentar la adversidad y salir fortalecidos de ella.