Generosidad..

Los que son generosos se ven llevados a hacer grandes cosas y, sin embargo a no emprender nada de lo que no se sientan capaces. Y como nada estiman más que el hacer el bien a los otros hombres, y menosprecian su propio interés por este motivo, siempre son perfectamente corteses, afables y serviciales con los demás.

El buen humor, la risa y los pensamientos positivos -actitudes derivadas de las acciones generosas- liberan oxitocina, una hormona vinculada a las relaciones amorosas. La oxitocina influye directamente en el proceso de enamoramiento, en el acto sexual y en la llegada al orgasmo. Cuando las dosis de esta hormona son altas, se fortalecen sentimientos más estables de amor y de compromiso entre dos personas. Ésta estimula la circulación del esperma y la contracción de la musculatura pelviana femenina con el fin de causar placer y asegurar la reproducción.

Esta preciada virtud, consistente en dar sin esperar nada a cambio, tiene efectos muy beneficiosos para nosotros, que acabamos sacándole provecho a una actitud sumamente positiva. Preocuparse de los demás proporciona un sinfín de ventajas que te benefician tanto a nivel físico como espiritual.

Desde tiempo remotos, las personas han tenido tendencia a preocuparse por el bienestar de los demás. Los primeros grupos humanos que sobrevivieron fueron los que se ocuparon los unos de los otros, porque desarrollaron la capacidad de ponerse en el lugar de los demás para intentar comprenderlos y entender su comportamiento.

Esa capacidad primitiva de empatizar con el prójimo nos lleva a reproducir mentalmente los sentimientos de los demás. Por ello, cuando un amigo comparte una alegría suya con nosotros, nuestro cerebro y el suyo vibran en sincronía.

La satisfación de haber ayudado a alguien repercute directamente sobre nosotros. Nos hace sentir humanos, útiles y buenas personas. En consecuencia, sube nuestra autoestima y la valoración personal que tenemos de nosotros mismos. La dedicación y entrega a las personas está directamente relacionada con la esperanza de vida. Las relaciones sociales intensas reducen a la mitad el riesgo de muerte en cualquier edad. De ahí se desprende que lo importante no es lo que recibes sino lo que das.

Como hemos visto, realizar acciones altruistas de vez en cuando nos provoca un subidón emocional considerable. Convertir esta actitud en un estilo de vida que llevemos a cabo a diario multiplicará la dosis de felicidad recibida y ayudará a que nos mantengamos en una situación de bienestar permanente.

Cuando nos involucramos con los demás, entendemos por qué se comportan de una determinada manera frente a una situación y aprendemos de ello. Esto nos sirve para intentar evitar cometer los mismos errores. El altruimos nos sitúa en un estado de bienestar y serenidad que puede ayudarnos a ver los problemas desde otra óptica y a afrontarlos con una actitud mucho más positiva.

Cuando nos preocupamos por el bienestar de los demás, nuestra mente libera diferentes hormonas que nos proporcionan una sensación de euforia, nos elevan el ánimo y nos predisponen a ganar confianza con los demás y sentirnos más seguros en nuestras relaciones personales. Estas hormonas también actúan de forma efectiva contra el estrés, contribuyendo a que nos tomemos la vida sin agobios.

Cada vez que ofreces algo a alguien de forma voluntaria se activan los centros de placer de tu organismo, proporcionándote una sastifación personal.

Serenidad

Serenando nuestra mente, veremos las cosas con mayor objetividad. Una actitud ecuánime y tranquila nos ayudará a encontrar nuestro equilibrio. Nuestro estado de ánimo depende, en gran parte, de nuestra forma forma de valorar los acontencimientos que suceden a nuestro alrededor. Si lo hacemos de manera positiva, podrás vivir más relajado y feliz.

La mayoría de nosotros tendemos a darles demasiadas vueltas a las cosas. Es una forma de defendernos del entorno y de solucionar nuestros problemas. Pero llega un momento en el que pensar una y otra vez en los mismos temas puede causarnos intraquilidad. Es entonces cuando es necesario recuperar la serenidad, esa sensación de equilibrio y bienestar que nos permite juzgar todo aquello que nos rodea de una forma ecuánime y objetiva. La serenidad nos permite ver las cosas en su aspecto verdadero y nos impide dorarlas o ensombrecerlas según sea nuestro humor. No es estar a salvo de la tormenta, sino encontrar la paz en medio de ella.

Se trata, por tanto, de no necesitar tanto el exterior y de crear nuestro propio mundo interior, formentando valores como la seguridad, el equilibrio y la justicia. Hay que tener en cuenta que nuestro estado de ánimo no depende tanto de lo que acontece en el mundo real, sino de la forma en la que se interiorice esta realidad. No son las demás personas ni las circunstancias las que nos pertuban, sino más bien nuestros propios pensamientos y actitudes sobre esas personas y circunstancias.

Ante un mismo contratiempo, una persona serena reaccionará de una forma más realista y constructiva que otra más ansiosa porque no se deja llevar tanto por el criterio o la actitud de los demás y actúa en todo momento en base a sus propias convicciones.

Mantenerse sereno cuando todo va bien es fácil, pero cambia cuando tenemos problemas. No importa lo que ocurra a tu alrededor, ten las ideas muy claras y actúa siempre en base a ellas. Una conciencia tranquila nos hace serenos.

No te agobies con los obstáculos y los fracasos. Forman parte de la vida tal como es, así que encájalos de la mejor manera posible y sigue adelante. A la hora de relacionarte con las personas que hay cerca de ti, procura ser lo más tolerante y objetivo posible, si tu actitud es justa y serena, los demás entrarán en tu mundo y acabarán comportándose de la misma manera. Estar en paz con uno mismo es el medio más seguro de comenzar a estarlo con los demás.

Evita, en todo momento, las actitudes negativas y derrotistas. Pensar que todo va a salir mal es como ponerte palos en las ruedas. Te impedirá avanzar y levantarte después de la caída. Si no pasas por un buen momento, en lugar de replegarte sobre ti mismo y culpar a los demás de tu mala suerte, haz un análisis objetivo de la situación y utiliza todos los recursos que tengas a tu alcance para superar la adversidad.

Intenta vivir a un ritmo más lento. Sosiega tu espirítu y cuida de tu cuerpo y de tu mente. De esta manera tus pensamientos serán más justos, quilibrados y serenos.

 

Botulismo

Esta enfermedad la produce una toxina, conocida como botulínica, que forma un bacilo llamado clostridium botulinum. Es poco frecuente, pero es interesante saber sobre ella, pues puede ser grave y es posible evitarla tomando algunas precauciones al consumir conservas caseras. Precisamente, su nombre deriva de “botulus” que, en latín, significa embutido.

Enciclopedia médica MedlinePlus: Botulismo 

Botulismo en bebés

Estas toxinas son el veneno más potente que se conoce y pueden dañar gravemente los nervios y los músculos. Dado que causan lesiones nerviosas, se las conoce como neurotoxinas. La clasificación médica del botulismo depende de factores como su transmisión por los alimentos, si se adquiere a través de una herida o si se trata de botulismo infantil. El botulismo transmitido por los alimentos resulta de la ingesta de carne contaminada y el causado por heridas es consecuencia de una herida infectada. El botulismo infantil, que también se debe a la ingestión de alimentos contaminados, ocurre en lactantes.

El microbio está muy extendido, pues se encuentra en el suelo, en el lodo de los ríos y lagos, en la arena del mar e, incluso, en el intestino del hombre y de algunos animales, que lo expulsan con las heces. Si las condiciones no le son favorables, adopta una forma muy resistente, llamada espora, que puede permanecer en algunos alimentos. Como las semillas, las esporas pueden permanecer en estado de latencia durante muchos años y son muy resistentes a la destrucción. En condiciones ideales (presencia de humedad y de nutrientes y ausencia de oxígeno), las esporas comienzan a crecer y a producir una toxina.

El botulismo de las heridas ocurre cuando éstas se contaminan con Clostridium botulinum. Dentro de la herida, la bacteria produce una toxina que pasa posteriormente a la sangre, produciendo los síntomas.

La toxina botulínica es el tóxico natural más potente que se conoce y bloquea la acetilcolina, que es una sustancia que trasmite los impulsos nerviosos a los músculos, por lo que los paraliza. Debidamente purificada, se usa para corregir la contracción muscular excesiva, que se produce en las arrugas y en otros trastonos, y para disminuir el exceso de sudor. Estos tratamientos sólo los pueden hacer los médicos.

La forma más corriente es la ingestión de alimentos que ya contienen la toxina, pues el bacilo la formó antes de entrar en el cuerpo y encontrar unas condiciones favorables. Éstas se dan en las conservas caseras, pues las industriales se tratan y se destruye la toxina. Pueden ser de carne (embutidos, jamones..), pescado (ahumados..), verduras o legumbres enlatadas (espárragos, judías..), alimentos empaquetados al vacío, etc. La toxina no suele alterar las características de los alimentos, pero es muy sospechosa la presencia de gas (se abomba la lata) yel olor a rancio. Los lactantes puede sufrir el botulismo al ingerir el bacilo y no la toxina, ya que la pueden formar dentro del intestino, seguramente porque la flora intestinal aún no está desarrollada. En estos casos, el contagio se produce si toma miel contaminada con las esporas del bacilo. En alguna ocasión, el bacilo entra en el organismo por una herida infectada o por la inyección de una dorga.

Los síntomas aparecen de 18 a 36 ó 72 horas después de ingerir la toxina, aunque los síntomas pueden manifestarse al cabo de 4 horas o tardar 8 días en hacerlo, y consisten, sobre todo, en la parálisis de músculos craneales, pareciendo estrabismo, visión doble, pupilas fijas y dilatadas, boca seca, imposibilidad de mover la lengua y dificultad para tragar y hablar. Puede verse afectada alguna extremidad, la respiración y el corazón. No hay fiebre y no se altera la conciencia. En algunas personas, los primeros síntomas consisten en náuseas, vómitos, retortijones abdominales y diarrea. Otras nunca llegan a desarrollar estos síntomas gastrointestinales, particularmente las personas que padecen el botulismo de las heridas. Este trastorno de la deglución puede conducir a la aspiración de alimentos y posterior neumonía por aspiración. La musculatura de los brazos y las piernas y los músculos implicados en la respiración se debilitan de forma progresiva a medida que los síntomas van avanzando gradualmente, de arriba abajo. La imposibilidad de los nervios para funcionar adecuadamente afecta a la fuerza muscular, aunque se mantiene la sensibilidad. A pesar de ser una enfermedad tan grave, generalmente no se altera el estado mental.

Cuanta más toxina penetra, más pronto se siente enferma la persona. Los casos más graves se presentan en las personas que se sienten enfermas dentro de las primeras 24 horas después de haber ingerido alimentos contaminados.

En la mayoría de los casos de botulismo, pero no en todos, la electromiografía (prueba que analiza la actividad eléctrica muscular) pone de manifiesto contracciones musculares anormales tras una estimulación eléctrica.

Algunos casos son leves, pero, en otros, la mortalidad es alta por parálisis respiratoria y cardíaca. siempre es necesaria la hospitalización y se debe inyectar lo antes posible la antitoxina. La antitoxina botulínica no revierte el daño causado, pero puede retrasar o detener un mayor deterioro físico y mental, lo que permite que el cuerpo se vaya recuperando por sí mismo a lo largo de meses. La antitoxina se administra tan pronto como se diagnostica el botulismo. Hay mayores posibilidades de que resulte eficaz si se la administra dentro de las primeras 72 horas tras el inicio de los síntomas. La antitoxina no se recomienda actualmente para el botulismo infantil, ya que su eficacia para este tipo de botulismo todavía está en fase de estudio.

El diagnóstico de botulismo de las heridas se confirma al encontrar las toxinas en la sangre o cuando la bacteria crece en cultivos de una muestra del tejido lesionado.

Se confirma el diagnóstico de botulismo infantil tras hallar la bacteria o su toxina en una muestra de las heces del bebé.

Es importante preparar las conservas con las manos limpias y hervir los recipientes. Antes de consumirlas, se deben hervir durante 10 minutos. Los niños no deben tomar miel hasta que tengan un año de edad.

Las esporas son altamente resistentes al calor y pueden soportar la ebullición durante varias horas. Las toxinas, sin embargo, son rápidamente destruidas por el calor, por lo tanto la cocción a 80 ºC durante 30 minutos previene el botulismo transmitido por los alimentos. La cocción de las comidas previa a su ingesta previene casi siempre el botulismo transmitido por los alimentos, pero la inadecuada cocción de los mismos puede causar botulismo si se almacenan después de cocinarlos. La bacteria puede producir algunas toxinas a temperaturas tan bajas como 3 ºC, temperatura corriente de los frigoríficos.

Incluso una mínima cantidad de toxina por ingestión, inhalación o absorción a través del ojo o una herida en la piel, puede causar una enfermedad grave. Por lo tanto, cualquier comida que pueda estar contaminada debe manipulase con precaución. La persona debe evitar al máximo el contacto de la comida con la piel y debe lavarse las manos inmediatamente después de haberla manipulado.

Los problemas respiratorios son el mayor peligro del botulismo. Los signos vitales (pulso, frecuencia respiratoria, presión arterial y temperatura) se evalúan con regularidad. Si surgen complicaciones respiratorias, la persona afectada debe ser trasladada a una unidad de cuidados intensivos y se la puede conectar temporalmente a un respirador artificial.

 

 

Cambiar el rumbo de nuestra vida..!

En este año que empieza es un excelente momento para hacer balance y marcarnos nuevos própositos, que nos ayudarán a estimar nuestros cinco sentidos y nos ayudará a crecer como mejor personas.
Detrás de cada nueva aspiración hay una oportunidad para salir de la rutina y superarnos a nosotros mismos. Hay que tener muchos proyectos en mente porque despiertan y dirigen nuestras energías hacia un objetivo, poniendo una nota de color a día a día y dando un nuevo sentido a nuestra vida. No importa cuál sea la meta. Lo verdaderamente importante es tener inquietudes y mirar el futuro con ilusiones renovadas.
El futuro pertenece a los que se preparan para él, ya sea como objetivo de mejorar la salud, de reorientar nuestra vida profesional o de ayudar a los demás, hay un sinfín de actividades a nuestro alcance que enriquecerán nuestra vida social y personal. Y es que las personas que luchan por alcanzar sus sueños se sienten más a gusto con ellas mismas y más valoradas por los demás. Por el contrario, la falta de estímulos conduce, según los expertos, a la apatía, y la ausencia total de proyectos a la depresión.
La clave para sentirnos realizados está en diversificar los intereses. Invierte tu dicha en varias áreas, por ejemplo, la familia, los amigos y las actividades recreactivas, disfrutando de las pequeñas cosas que te gusten hacer.
Si necesitas un cambio, pero no sabes qué dirección tomar o, simplemente, te cuesta lanzarte, trabaja el entusiasmo evocando aquello que te ilusionaba en el pasado o imagina las recompensas que obtendrás con ese nuevo proyecto que te ronda por la cabeza. Sentir el impuso interior de actuar, dar un golpe de timón y cambiar de rumbo nos convertirá en el actor principal de nuestra vida.
Visualizar las repercusiones que tendrá nuestra decisión, nos ayudará a reflexionar controlando nuestros primeros impulsos y adelantándonos a nuestros miedos. Son nuestros gustos, en mayor medida que nuestras capacidades, lo que revela más de nosotros mismos.
No temas al fracaso, qué sería de nuestra vida si no tuviéramos el valor de intentar algo nuevo.. hagamos un hueco en nuestra agenda, con una buena organización y el apoyo de los tuyos, verás como nos encontramos más tiempo para nosotros.

Consejos para prevenir el dolor: Hernia Discal

Enciclopedia médica MedlinePlus: Hernia Discal

Se trata de uno de los trastornos más frecuentes en los adultos. Afecta principalmente a los hombres de entre 30 y 50 años, aunque también las mujeres pueden verse afectadas. Trastornos como la ciática o el lumbago suelen ser, en la mayoría de casos, consecuencia de este tipo de hernia. El dolor de una hernia discal suele empeorar con el movimiento y puede exacerbarse con la tos, la risa, la micción o el esfuerzo de defecación. Puede aparecer entumecimiento y hormigueo en las piernas, pies y en los dedos de los pies. Los síntomas pueden iniciarse de modo súbito, desaparecer de forma espontánea y reaparecer a intervalos, o bien pueden ser constantes y de larga duración.

Es la etapa final de un proceso que se inicia con la presión del núcleo de un disco intervertebral sobre el revestimiento duro que lo envuelve. La fisura y la protusión son, por lo tanto, los estados previos a esta dolencia.

discalLos discos intervertebrales son como cojinetes redondos que están formados por un núcleo interno de consistencia gelatinosa (núcleo pulposo) y un revestimiento duro. Estos discos están colocados entre las vértebras a lo largo de toda la columna vertebral para evitar la fricción y el consiguiente desgaste entre ellas.

Cuando se rompe un disco en la columna vertebral, el material blando de su interior se escapa a través de un área débil de la capa exterior, que es dura. La rotura de un disco causa dolor y, a veces, lesiona los nervios.

Cuando la presión dentro del disco es mayor que la del revestimiento que lo protege. Aunque puede producirse por un traumatismo, lo más frecuente es que se vaya formado de forma gradual, a consecuencia de realizar estos esfuerzos continuados:

  • Flexión repetida de la columna vertebral hacia adelante.
  • Carga de peso importante. Extensión de la columna cargando peso. Al hacerlo se tiende a comprimir una vértebra contra la otra, aumentando la presión dentro del disco.

Síntomas: El más caracteristico es el dolor que se produce cuando la hernia comprime una terminación nerviosa. En este caso, no sólo afecta la espalda, sino que también puede extenderse a otras zonas. Las molestias suelen mejorar cuando la persona se acuesta con las piernas flexionadas. También suele sufrirse sensación de hormigueo y, si la hernia comprime las raíces nerviosas, puede notarse pérdida de fuerza en la extremidad afectada.

En la mayoría de ocasiones, el dolor remite de forma espontánea, ya que, con el tiempo, la inflamación producida por la hernia se reduce, dejando de comprimirla estructuras vecinas. Pero si las molestias se repiten o se prolongan, dificultando el movimiento y afectando negativamente la calidad de vida de la persona que la sufre, se puede optar por otros tratamientos.

La hernia discal más frecuente es la lumbar (suelen afectar sólo a una pierna). Tales hernias pueden producir no sólo dolor lumbar sino también a lo largo del nervio ciático, cuyo trayecto va de la columna a las nalgas, piernas y talón (dolor ciático). Las hernias discales en la zona lumbar suelen causar también debilidad en las piernas y por ello la persona puede experimentar mucha dificultad en levantar la parte anterior del pie (tienen el llamado pie caído). Una hernia discal de gran tamaño localizada en el centro de la columna suele afectar a los nervios que controlan la función intestinal y de la vejiga urinaria, alterando la capacidad de defecar u orinar.

Le sigue la cervical, los síntomas suelen afectar tan sólo a un brazo. Cuando se produce una hernia de un disco cervical, la persona suele experimentar dolores que a menudo se localizan en el omóplato y la axila o en la eminencia del trapecio y el extremo del hombro, irradiando por el brazo hacia uno o dos dedos. Los músculos del brazo pueden debilitarse; con menos frecuencia, se afecta al movimiento de los dedos. Y la de sacra, que afecta la quinta vértebra lumbar y la primera vértebra sacra. La dorsal que afecta la parte media de la espalda, pero es mucho menos frecuente.

Fisura discal: Tiene lugar cuando la envuelta fibrosa del disco se desgarra, sin que las fibras de éste lleguen a romperse totalmente.

Protusión discal: Ante presión del núcleo pulposo, la cubierta se deforma, adoptando una forma abombada.

Diagnóstico: Durante la exploración física, el médico buscará áreas de dolorimiento y de alteraciones de la sensibilidad en la columna, y analiza la coordinación, el tono muscular y los reflejos (por ejemplo, el rotuliano). Utilizando un procedimiento que consiste en hacer que el paciente levante la pierna manteniéndola estirada sin flexionar la rodilla, el médico determinará en qué posición empeora el dolor. También valorará el tono muscular del recto introduciendo un dedo en él. La debilidad de los músculos de alrededor del ano junto a retención o incontinencia urinarias constituyen síntomas particularmente graves que requieren un tratamiento urgente.

Las radiografías de la columna vertebral pueden mostrar la reducción del espacio del disco, pero la tomografía computadorizada (TC) y la resonancia magnética (RM) son las pruebas que mejor identifican el problema. La mielografía puede resultar eficaz, pero en general ha sido sustituida por la RM.

Tratamiento: La aspirina (comprobar siempre alergias) y otros antiinflamatorios no esteroideos suelen calmar el dolor y los analgésicos opiáceos se usan en caso de dolor muy intenso. Algunas personas confían en los relajantes musculares, aunque su eficacia no ha sido demostrada. Las personas de edad avanzada son especialmente propensas a los efectos secundarios de los relajantes musculares.

Si los síntomas neurológicos se agudizan, por ejemplo, si la persona experimenta debilidad y pérdida de sensibilidad o dolor grave y persistente, puede considerarse la cirugía. En general, los casos de incontinencia urinaria e intestinal requieren una intervención quirúrgica inmediata. Lo más habitual es que se extirpe el disco herniado. Ello se realiza, cada vez más, a través de una pequeña incisión, utilizando técnicas de microcirugía. Disolver la hernia discal mediante inyecciones locales de sustancias químicas parece resultar menos eficaz que los demás procedimientos e incluso puede ser peligroso.

Si la hernia se produce en la columna cervical, pueden ser útiles la tracción y la utilización de un collarín cervical. La tracción es un procedimiento que tira de la columna vertebral para aumentar el espacio intervertebral y reducir la presión. Por lo general se aplica en el domicilio del paciente utilizando un mecanismo que estira hacia arriba el cuello y la mandíbula. Para asegurar el uso correcto del equipo correspondiente solamente el médico o el fisioterapeuta deberían prescribir la tracción. La mayoría de los síntomas se controla con este sencillo procedimiento. Sin embargo, la cirugía puede estar indicada cuando el dolor y los síntomas apuntan que puede tratarse de una lesión nerviosa grave y progresiva.

Infiltraciones, es un tratamiento que consiste en infiltrar cortisona directamente en la zona afectada para aliviar el dolor y la inflamación.

Fisioterapia, paralelamente, se puede recurrir a un tratamiento rehabilitador a base de ejercicios específicos y electroterapia (corrientes). Las medidas posturales pueden promover cambios beneficiosos para la curvatura de la espalda, Por ejemplo, cuando una persona está sentada, puede mover la silla hacia delante con el fin de mantener la espalda recta, o puede utilizar un taburete para mantener las rodillas dobladas y la columna recta.

Para reducir la espasticidad muscular y el dolor y también para lograr la recuperación con mayor rapidez. La columna vertebral normal presenta una curvatura hacia delante en el cuello y otra en la parte baja de la espalda. El aplanamiento de estas curvaturas, o incluso su inversión arqueando la espalda, puede aumentar el espacio para los nervios espinales y aliviar la presión del disco herniado. Los ejercicios que suelen ayudar son los que consisten en mantener la espalda recta contra una pared o el suelo, extraer y flexionar las rodillas alternativamente o ambas a la vez hasta tocar el pecho y hacer abdominales y flexiones profundas. Estos ejercicios pueden practicarse en series de 10 entre 2 a 3 veces al día. Es probable que el médico disponga de un folleto explicativo.

Información médica general: Manual de Merck

Marihuana

cannabis_2  Con el nombre de marihuana se designa una droga que se obtiene de una planta, cuyo nombre técnico es cannabis sátiva, que es una variedad del cáñamo.

Otros nombres relacionados: Cartuchos, Churros, Juana, Juanita, Mafu, Mota, Yoints

Hay mucha confusión sobre los nombres de esta droga, pues la planta también se conoce como marihuana y ésta como cannabis.

Sus efectos se deben a una sustancia, el tetrahidrocannabinol (THC), cuya cantidad varia según las partes de la planta, lo que, junto a distintas palabras para referirse a la misma droga que, además, varian según las zonas geográficas. Lo corriente es que se considere marihuana al triturado de hojas, flores y tallos secos de la planta, pero hay unas variantes que se conocen como kifi y grifa. Al prensar la resina que rezuma de la planta, se obtiene el llamado hachís (pastillas o bolas), cuyo efecto es tres veces mayor. Lo corriente es fumar la droga pero también se ingiere.

En investigación al efectuar resonancias magnéticas a adolescentes adictos al cannabis, se decteta que los surcos que normalmente hay en la corteza cerebral se dilatan y sus bordes son más prominentes, lo que se explica muchas alteraciones mentales que sufren y demuestra que la droga puede alterar el desarrollo normal del cerebro, en contra de la extendida creencia de que es inofensiva.

Síntomas: A los pocos minutos de consumir la droga, euforia, se experimenta relajación, pérdida de la memoria reciente, sociabilidad, facilidad para reír yhablar, percepción anómala sobre todo visual y auditivo, falta de concentración, reflejos lentos, dificultad para efectuar tareas complejas, boca seca, ligera taquicardia y enrojecimiento de los ojos. También se agravan las alteraciones mentales que ya existían.

Información en la enciclopedia médica MedlinePlus: Intoxicación por marihuana

Si se consume durante tiempo, dificulta el aprendizaje y falta la motivación para trabajar o estudiar. En los fumadores, existe rinitis, laringitis, bronquitis, enfermedad pulmonar crónica (EPOC), riesgo de cáncer pulmonar, disminución de la testosterona y de los espermatozoides y depresión. Otros trastornos psíquicos no están del todo comprobados. La  droga se  detecta en la orinahasta 4-6 días del consumo y de 20 a 50, si ha sido prolongado.

Muchas veces, se pasa a drogas más peligrosas, por ejemplo del entorno.

Primeros auxilios en casos de sobredosis ==>Enciclopedia médica MedlinePlus

Uso como medicamento: En algunos países se han comercializado preparados farmacéuticos con la sustancia activa del cannabis. En nuestro país se dispensa por prescripción médica en espray para la mucosa de la boca, lo que evita las complicaciones respiratorias. Puede estar indicado en las nauseas y vómitos por quimioterapia, el dolor por cáncer, la contracturas de la esclerosis múltiple, la falta de apetito en el sida y en alteraciones delmovimiento (epilepsia, enfermedad de parkinson).

Información: Institutos Nacionales de la Salud

Uso abusivo de las nuevas tecnologías

Pc  Teléfonos inteligentes, redes sociales, videojuegos.. Las nuevas tecnologías nos facilitan la vida, pero también pueden complicárnosla. Para una gran mayoría de personas tienen un efecto beneficioso, pero, en personas con determinados rasgo de vulnerabilidad emocional, pueden convertirse en una vía de escape y causarles adicción.
El problema, por lo tanto, no está en la tecnología en sí, sino en el uso que hagamos de ella. A pesar de que la OMS todavía no ha reconocido la adicción a las nuevas tecnologías como enfermedad, diversos estudios ya han registrado la existencia de conductas patólogicas relacionadas con ellas.
Cómo en las mayoría de adicciones con o sin sustancia (alcoholismo, ludopatía, etc.), el origen suele estar en la necesidad de evadirse de la realidad. En la gran parte de casos suele haber un trasfondo de inseguridad, problemas de relación con las personas del entorno familiar, social o laboral, etc. En el caso de adoslecentes, por ejemplo, es habitual que afecte a jóvenes con baja autoestima o con pocas habilidades sociales.
En un primer estadio, las personas con una actitud problemática hacia las nuevas tecnologías obtienen sastifacción al hacer uso de ellas pero, con el tiempo, la cosa cambia. La adicción va creciendo hasta que llega un momento en el que no poder acceder a ellas les crea una gran ansiedad. El objeto de su adicción se convierte entonces en el centro de su vida quedando todo lo demás (familia, trabajo, escuela…) en un segundo plano. Además, se aislan de su familia y se vuelven irascible con los que se rodean.
Aunque no es habitual caer en una adicción extrema, sí que es bastante frecuente hacer un mal uso de las nuevas tecnologías. Consultar el correo electrónico de  forma constante durante todo el día, dedicarle un tiempo excesivo a las redes sociales, etc. puede deteriorar nuestras relaciones sociales, familiares y laborales. En el caso de los niños y los adoslecentes puede comprometer, además, su desarrollo personal y afectar sus estudios.

Es importante marcarse un tiempo limitado para este tipo de actividades. Puede ser útil, por ejemplo, proponerse consultar el correo únicamenteen un momento concreto del día y, sobre todo, controlar el tiempo que dedicamos a navegar por internet. Para evitar olvidos, puede ser útil utilizar un despertador o pedir la colaboración de algún amigo o familiar.

  • En los niños o adolescentes vigilar muy de cerca el uso que los niños hacen de las nuevas tecnologías, a través de normas básicas. Controlar el número de horas que pasa el niño o el joven con el ordenador y los videojuegos y negociar el tiempo que les va a dedicar.
    • Permitir que se conecte únicamente después de haber terminado las tareas escolares o cualquier otro tipo de obligación.
    • Procurar que se dedique a otras actividades, como a practicar deporte, estar con sus amigos.. y seguir las recomendaciones de los videojuegos  en cuanto a uso y edad.

    No hace falta ser un adicto para notar que pasamos más tiempo de lo normal navegando por internet o en cualquier otra actividad “on-line”. En estos casos, es conveniente tomar medidas para evitar que el problema vaya a más. Programar actividades fuera de casa evitará que pasemos más tiempo de la cuenta conectados.
    Otra buena idea es tratar de relacionarse más con los amigos y familiares. También es interesante aumentar nuestro círculo social realizando actividades que nos ayuden a hacer nuevos amigos como apuntarse a clubs sociales, etc.
    Si sospechamos que hay alguna causa que esté detrás de nuestra adicción o la de nuestros hijos (baja autoestima, inseguridad, problemas con la propia imagen, dificultades para relacionarse socialmente, etc.), sería  conveniente consultar con un especialista.