Mentalidad de tengo derecho..

Un joven fue a solicitar un puesto importante en una empresa grande. Pasó la entrevista inicial e iba a conocer al director para la entrevista final. El director vio su CV, era excelente. Y le preguntó: ”
-¿Recibió alguna beca en la escuela?” el joven respondió “no”.
-“¿Fue tu padre quien pagó tus estudios? ”
-” Si.”-respondió.
-“¿Dónde trabaja tu padre? ”
-“Mi padre hace trabajos de herreria.”
El director pidió al joven que le mostrara sus manos .
El joven mostró un par de manos suaves y perfectas.
-“¿Alguna vez has ayudado a tu padre en su trabajo? ”
-“Nunca, mis padres siempre quisieron que estudiara y leyera más libros. Además, él puede hacer esas tareas mejor que yo.
El director dijo:
-“Tengo una petición: cuando vayas a casa hoy, ve y lava las manos de tu padre, y luego ven a verme mañana por la mañana.”

El joven sintió que su oportunidad de conseguir el trabajo era alta.
Cuando regresó a su casa le pidió a su padre que le permitiera lavar sus manos.
Su padre se sintió extraño, feliz pero con sentimientos encontrados y mostró sus manos a su hijo. El joven lavó las manos poco a poco. Era la primera vez que se daba cuenta de que las manos de su padre estaban arrugadas y tenían tantas cicatrices. Algunos hematomas eran tan dolorosos que su piel se estremeció cuando él la tocó.
Esta fue la primera vez que el joven se dio cuenta de lo que significaban este par de manos que trabajaban todos los días para poder pagar su estudio. Los moretones en las manos eran el precio que tuvo que pagar por su educación, sus actividades de la escuela y su futuro.
Después de limpiar las manos de su padre, el joven se puso en silencio a ordenar y limpiar el taller. Esa noche, padre e hijo hablaron durante un largo tiempo.

A la mañana siguiente, el joven fue a la oficina del director.
El director se dio cuenta de las lágrimas en los ojos del joven cuando le preguntó: -“¿Puedes decirme qué has hecho y aprendido ayer en tu casa?”
El joven respondió: -“lavé las manos de mi padre y también terminé de asear y acomodar su taller”
-“Ahora sé lo que es apreciar, reconocer. Sin mis padres, yo no sería quien soy hoy. Al ayudar a mi padre ahora me doy cuenta de lo difícil y duro que es conseguir hacer algo por mi cuenta. He llegado a apreciar la importancia y el valor de ayudar a la familia.

El director dijo: “Esto es lo que yo busco en mi gente. Quiero contratar a una persona que pueda apreciar la ayuda de los demás, una persona que conoce los sufrimientos de los demás para hacer las cosas, y una persona que no ponga el dinero como su única meta en la vida”. “Estás contratado”.

Un niño que ha sido protegido y habitualmente se le ha dado lo que él quiere, desarrolla una “mentalidad de tengo derecho” y siempre se pone a sí mismo en primer lugar. Ignoraría los esfuerzos de sus padres.
Si somos este tipo de padres protectores ¿realmente estamos demostrando el amor o estamos destruyendo a nuestros hijos?
Puedes dar a tu hijo una casa grande, buena comida, clases de computación, ver en una gran pantalla de televisión. Pero cuando estás lavando el piso o pintando una pared, por favor que también él lo experimente. Después de comer que lave sus platos junto con sus hermanos y hermanas. No es porque no tengas dinero para contratar quien lo haga, es porque quieres amarlos de la manera correcta. No importa cuán rico seas, lo que quieres es que entienda. Un día tu pelo tendrá canas, igual que la madre de ese joven.
Lo más importante es que tu hijo aprenda a apreciar el esfuerzo y tenga la experiencia de la dificultad y aprenda la habilidad de trabajar con los demás para hacer las cosas.”

Anuncios

Pensamiento del dragón y el guerrero

La esperanza no es fingir que no existen los problemas, es realmente la forma más exacta de encontrar las soluciones, que nos brinda la vida cotidiana.

Es la confianza de saber que estos no son eternos, que las heridas curarán, y las dificultades se superarán. Es tener fe, es una fuente de fortaleza y renovación absoluto de nuestro interior, la que nos guiará desde la oscuridad hacia la luz.

Cuando el amor profundo de tú vida no te quiere, cuando la llamada que esperas nunca llega, cuando no consigues el trabajo que deseas, cuando no recibes la invitación que esperabas….. el mensaje no es que no te lo mereces….. el mensaje no es que no eres importante….. el mensaje es que tú mereces algo mejor. Cada vez que sientas decepción por no recibir lo que deseas o esperas, no lo veas como rechazo o mala suerte…. simplemente piensa que es una tremenda oportunidad a algo mucho mejor de lo que esperabas obtener de la vida.

La vida está hecha de millones de momentos, vividos de mil maneras distintas o diferentes. Algunos, buscamos amor, paz, armonía, comprensión, ternura. Otros sobrevivimos día a día, semana a semana, mes a mes, y de año a año. Pero no hay momentos más plenos que aquel en el cual descubrimos con alegría, que la vida , con sus constantes alegrías, y sus penas, debe ser vivida a plenitud día a día.

Día a día, semana a semana, mes a mes, año a año, tenemos ese poder absoluto, gozando cada momento que nos ofrece la vida, y regocijándonos de cada sueño. Porque, cada día es nuevo y flamante, y podemos empezar de nuevo

Pregúntale a los muertos

Un venerable monje budista vivía prácticamente apartado del mundanal ruido, meditando y contemplando los dorados atardeceres. Sólo rompía su rutina para impartir sus enseñanzas místicas a un joven alumno. En una de estas sesiones le ordenó lo siguiente: “Querido mío, acércate al cementerio y grita toda clase de halagos a los muertos”. Eso hizo, antes de regresar ante el maestro.

“¿Qué te respondieron los muertos?”, le preguntó el monje. “Nada”, dijo el muchacho.

“Siendo así, tendrías que volver al cementerio y, una vez allí, insultar a los muertos”, continuó el maestro. Obediente, aunque sin entender ni el motivo ni la razón de lo que pedía, se dirigió de nuevo hasta el camposanto y, de pie en medio de las numerosas tumbas, soltó todo tipo de imporperios. ” ¿Qué te respondieron los muertos?”, volvió a preguntar el anciano monje. A lo que el alumno respondió con un lacónico “¡nada!”

El maestro concluyó: “Así debes ser tú: indiferente como un muerto a los halagos y a los insultos de los demás. Quien hoy te elogia mañana te puede insultar y al revés. No seas como una hoja a merced del viento de los halagos e insultos y sé siempre fies a ti mismo”.

Lazo rosa

Un señor de alrededor de 50 años entró discretamente a un café y se sentó a una mesa desocupada.
Antes de hacer su pedido, se percató de un grupo de hombres más jóvenes sentados en una mesa cercana. Se estaban riendo.

Y le resultó obvio que se estaban riendo y burlando de él. No tardó demasiado en recordar que llevaba puesto un pequeño lazo rosado colocado sobre la solapa de su chaqueta y que éste era el motivo de las risas. Al principio los ignoró, pero las risas comenzaban a irritarlo.
Miró a uno de ellos, señaló su lazo y le pregunto:
”¿Esto te causa gracia?”

Con eso, los hombres se miraron entre si, desconcertados.
Aún tratando de contener la risa, uno de ellos le contesto:
– “No lo tomes a mal, sólo comentábamos lo lindo que te queda el moño rosado con ese saco azul”.

Con un gesto amistoso, el señor invitó al bromista a sentarse a su mesa. Incómodo como estaba, el joven aceptó, sin saber bien para qué.
Con voz muy calmada, el señor le explicó:
– “Llevo puesto este lazo rosado para alertar a todos sobre el cáncer de mamas.
Lo llevo puesto en honor a mi madre.”
– “Señor, perdone usted. ¿Su madre murió de cáncer de mamas?”
– “No, no está muerta. Felizmente está viva y muy bien de salud. Pero fueron sus senos los que me alimentaron cuando era un bebé. Y en sus senos fue donde descansé mi cabeza cuando estaba atemorizado o triste cuando era un niño pequeño. Estoy muy agradecido por los senos de mi madre por la salud de la que goza hoy.”

– “Hummm”, contestó el joven, “¡claro!”
– “También llevo puesto este lazo rosado en honor a mi esposa”, siguió el señor.
– “¿Ella también está bien?”, preguntó el muchacho.
– “Oh, sí. Ella está perfecta. Y con sus senos alimentó y nutrió a nuestra hermosa hija hace 23 años. Estoy muy agradecido por los senos de mi esposa y por su salud.”
– “Entiendo. Así que supongo que también lo llevas puesto en honor a tu hija.”
– “No, ya no puedo llevarlo puesto en honor a mi hija, para eso es tarde. Ella falleció de cáncer de mamas hace un mes. Ella creyó que era demasiado joven para tener cáncer de mamas. Así que, cuando casualmente se notó un bulto, lo ignoró. Ella pensó que como no le causaba dolor, no había nada de qué preocuparse.”

Ahora abatido y avergonzado, el joven le dijo,
– “Oh señor, cuánto lo siento…”
– “Por eso, en memoria de mi hija, también llevo puesto este pequeño lazo rosado, porque me permite otorgarle a otros una oportunidad que yo ya no tengo. Así que ahora, anda y conversa esto con tu esposa y tu hija, tu madre y tu hermana, así como también con tus amigos.”

– “Y toma…” El señor metió su mano en el bolsillo y sacó otro pequeño lazo rosado y se lo entregó al hombre joven.
El muchacho miró el lazo que le fue entregado y levantando su cabeza le pregunto al señor:
– “¿Me ayuda a ponérmelo……..?”

 

Por si mañana..

Carta de un enfermo de Alzheimer a su esposa en un momento de lucidez.

 

Querdia Julia:
Te escribo ahora, mientras duermes, por si mañana ya no fuera yo el que amanece a tu lado. En estos viajes de ida y vuelta cada vez paso más tiempo al otro lado y en uno de ellos, ¿quién sabe?, temo que ya no habrá regreso.
Por si mañana no soy capaz de entender esto que me ocurre. Por si mañana ya no puedo decirte cómo admiro y valoro tú entereza, este empeño todo por estar a mi lado, tratando de hacerme feliz a pesar de todo, como siempre.
Por si mañana ya no fuera consciente de lo que haces.. cuando colocas papelitos en cada puerta para que no confunda la cocina con el baño, cuando consigues que acabemos riéndonos después de ponerme los zapatos sin calcetines, cuando te empeñas en mantener viva la conversación aunque yo me pierda en cada frase, cuando te acercas disimuladamente y me susurras al oído el nombre de cada uno de nuestros nietos, cuando respondes con ternura a estos arranques míos de ira que me asaltan, como si algo en mi interior se rebelase contra este destino que me atrapa.
Por esas y por tantas cosas.. Por si mañana no recuerdo tu nombre o el mío..
Por si mañana ya no pudiera darte las gracias.
Por si mañana, Julia, no fuera capaz de decirte, aunque sea una última vez, que te quiero..

                                                                                                                                                              Tuyo siempre

E.L.T.

 

Aceptación

Cada uno de nosotros es un ser único e irrepetibley, ya sólo por eso, altamente valioso. De nosotros depende reconocer ese privilegio o bien hacer todo lo contrario, renunciar a nuestra originalidad para convertirnos en quien no somos. Naciste siendo original, no te conviertas en una copia.

Deja de seguir la estela que marcan los demás y trazar la tuya propia te ayudará a encontrar tu verdadero yo y ¿quién sabe? incluso destacar en un mundo donde, más vale caer en gracia que ser gracioso. No olvides que, muchas veces, ser diferente no es un incoveniente, sino todo lo contrario, puede, incluso, aumentar tu atractivo.

En lugar de lamentarte por lo que te diferencia de los demás, concéntrate en potenciar todos aquellos rasgos que te singularizan. Se trata, por lo tanto, de olvidarse de qué dirán y seguir siendo como somos en realidad. Perder el tiempo adoptando un papel que es el nuestro no suele ser una buena idea. Además de renunciar a nuestra verdadera forma de ser, no lograremos explotar todo nuestro potencial.

Para aceptarnos a nosotros mismos hay que ser valientes y creer en nuestras capacidades, sean cuales sean los estímulos que recibamos del exterior.

Las perlas cultivadas son lisas y redondeadas mientras que las auténticas son irregulares. Es precisamente esa particularidad lo que las hace tan preciadas. Imperfección es belleza, locura es genialidad, y es mejor ser absolutamente ridículo que absolutamente aburrido.

Muchas veces actuamos más pendientes de lo que los demás esperan de nosotros que de nuestros propios deseos. La vida es como una orquesta y cada uno de nosotros tiene que saber cuál es su instrumento. Sólo así conseguiremos dar lo mejor de nosotros mismos.

No malgastes tu tiempo y tu energía en ser quien no eres. No serás más que una burda copia y, además, nunca te sentirás cómodo en ese traje que no ha sido hecho para ti. Si, por el contrario, aceptas ser quién eres, te sentirás mucho más relajado.

Aceptar tus debilidades y evitar la autocrítica constante te ayudará a relajarte y reconciliarte con tu verdadero yo. Lo más sencillo es, por lo tanto, olvidarte del mundo exterior y actuar con naturalidad. Lo más fácil de este mundo es ser tú.

Luchar contra la fibromialgia

La fibromialgia, es una enfermedad para la cual no hay cura. Yo no soy médico, pero intentaré explicar, con mis propias palabras, en qué consiste esta dolencia: el cerebro da señal de dolor, aunque no exista ninguna razón. Así, por ejemplo, de repente te duele muchísimo el brazo, o apenas puedes mover las piernas, pero realmente no hay una causa que se pueda tratar. Muchas veces, quienes padecen esta dolencia sufren brotes que les impiden, incluso, levantarse de la cama, lo que es terrible. Cuando las personas empiezan a sufrir esta enfermedad, se hunden totalmente. Sobre todo si son activas y no pueden asimilar que su vida tendrá que cambiar totalmente y para siempre.

Los médicos harán todos los tratamientos que puedan, pero el problema añadido es la cabeza. La persona que conozco con esta dolencia, que siempre ha sido muy positiva, estaba triste todo el día. No podía dejar de pensar en lo que iba a dejar de hacer. Todo el mundo le decía que se animara, que no era para tanto, pero aquello le deprimía aún más.

Entre que la enfermedad es poco conocida y que supone unos cambios de vida muy estrictos, no sabía qué hacer. Yo la iba a ver muy a menudo, por si necesitaba que le echara una mano o, simplemente, quería hablar. Pero ella no tenía ganas de darles vueltas, me decía que sentía que nadie que no hubiera pasado por lo mismo podía ayudarla. Y eso me hizo pensar.

Busqué una asociación de enfermas de fibromialgia y fatiga crónica (que son dos dolencias que van muy unidas) y me pasé a hacerle una visita. Les conté el caso de mi amiga, y me dijeron que organizaban reuniones una vez a la semana, instándome a que la invitase. Al principio, ella no estaba muy convencida de querer ir, porque siempre ha sido muy escéptica con los psicólogos y pensaba que quizás era una trampa para que hiciera terapia. Afortunadamente, terminamos convenciéndola y valió la pena. Allí ha encontrado un grupo de personas que la comprenden y que la pueden aconsejar en situaciones que ella esté pasando y que ya conocen.

El cambio que ha dado ha sido radical, al menos a nivel psicológico. Está más animada, se siente más comprendida y, como es tan activa, ya se ha puesto manos a la obra para echar una mano en la asociación.

En España existen un sinfín de asociaciones para esta enfermedad y creo que son imprescindibles. La medicina no puede hacer nada por estas mujeres (la mayoría de los casos son femeninos), pero tienen un lugar para compartir lo que les ocurre.

Yo aconsejaría que cualquier lectora/or tienen un allegado o amiga padeciendo fibromialgia, no se lo piensen dos veces y lo lleve a cualquier asociación más cercana. CReo que en estos casos es básico.