Aceptación

Cada uno de nosotros es un ser único e irrepetibley, ya sólo por eso, altamente valioso. De nosotros depende reconocer ese privilegio o bien hacer todo lo contrario, renunciar a nuestra originalidad para convertirnos en quien no somos. Naciste siendo original, no te conviertas en una copia.

Deja de seguir la estela que marcan los demás y trazar la tuya propia te ayudará a encontrar tu verdadero yo y ¿quién sabe? incluso destacar en un mundo donde, más vale caer en gracia que ser gracioso. No olvides que, muchas veces, ser diferente no es un incoveniente, sino todo lo contrario, puede, incluso, aumentar tu atractivo.

En lugar de lamentarte por lo que te diferencia de los demás, concéntrate en potenciar todos aquellos rasgos que te singularizan. Se trata, por lo tanto, de olvidarse de qué dirán y seguir siendo como somos en realidad. Perder el tiempo adoptando un papel que es el nuestro no suele ser una buena idea. Además de renunciar a nuestra verdadera forma de ser, no lograremos explotar todo nuestro potencial.

Para aceptarnos a nosotros mismos hay que ser valientes y creer en nuestras capacidades, sean cuales sean los estímulos que recibamos del exterior.

Las perlas cultivadas son lisas y redondeadas mientras que las auténticas son irregulares. Es precisamente esa particularidad lo que las hace tan preciadas. Imperfección es belleza, locura es genialidad, y es mejor ser absolutamente ridículo que absolutamente aburrido.

Muchas veces actuamos más pendientes de lo que los demás esperan de nosotros que de nuestros propios deseos. La vida es como una orquesta y cada uno de nosotros tiene que saber cuál es su instrumento. Sólo así conseguiremos dar lo mejor de nosotros mismos.

No malgastes tu tiempo y tu energía en ser quien no eres. No serás más que una burda copia y, además, nunca te sentirás cómodo en ese traje que no ha sido hecho para ti. Si, por el contrario, aceptas ser quién eres, te sentirás mucho más relajado.

Aceptar tus debilidades y evitar la autocrítica constante te ayudará a relajarte y reconciliarte con tu verdadero yo. Lo más sencillo es, por lo tanto, olvidarte del mundo exterior y actuar con naturalidad. Lo más fácil de este mundo es ser tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: