Nuestra decisión

Cuenta un periodista que un día acompañó a un amigo a buscar el periódico a su puesto habitual.

Cuando llegó al puesto su amigo saludó amablemente al vendedor y le pidió el periódico.

El vendedor le contestó de manera brusca y desconsiderada y se lo dio despectivamente.

Su amigo, no obstante, sonrió, le dio las gracias y le deseó un buen fin de semana.
Al marchar, Sidney le dijo a su amigo:
– Dime una cosa, ¿este vendedor es siempre tan maleducado?
– Si, respondió su amigo, suele comportarse habitualmente así.
– Entonces, ¿Por qué eres tan amable con una persona así?
– Muy sencillo, porque no quiero que sea él quien decida como me debo comportar yo.
“Nosotros decidimos cuándo, dónde, de qué forma, y con quién, vamos a mostrar lo que sentimos”.
Es esencial que tomemos el control y el timón de nuestra energía emocional puesto que es peligroso dejar en manos de otros o de las situaciones externas algo tan importante como es nuestro equilibrio emocional. Se trata de decidir qué tipo de persona queremos ser y, en función de esta elección, pasar a la acción coherente, aunque no sea fácil.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: