Guerra interior

Si estás en guerra, pero no te das cuenta de que lo estás, en tu camino solo dejarás víctimas y dolorosas partes de ti; mientras prosigues en pos de botines que puedan equilibrar tanto desasosiego.

Pero si eres consciente de estar en guerra, averigua pues quien es tu principal enemigo. Quizás te sorprendas de que, sin tal adversario, desaparecen el resto de las batallas. Y tal vez te sorprendas de que lo que tú creías percibir como enemigo, solo era un desconocido que se movia a ciegas en un entorno extremadamente fragil… el de tu sensibilidad.

¿Necesitas destruir a tu adversario? Tal vez sólo sea suficiente con ofrecerle suficiente visión… ¿Qué otra cosa podrías hacer si está dentro de tí?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: