Dependencia emocional

Normalmente, no se da la misma importancia a las dependencias emocionales que a aquellas relacionadas con las drogas y o el alcohol, sin embargo, pueden llegar a ser igual de nocivas. Los comportamientos adictivos, muchas veces, aparecen como consecuencia de una falta de autoestima. Los dependientes emocionales se sienten incapaces de afrontar la vida sin ayuda ajena, lo que los hará buscar incesantemente la contención y aprobación de los demás. El miedo al rechazo, a no ser suficiente, a que nadie los quiera, a que los abandonen a su suerte, está latente en los sujetos que literalmente viven para satisfacer a los otros.
Es un tratamiento a largo plazo, donde se trabajara principalmente en elevar la autoestima de la persona, trabajar en su historia personal, hacer que el sujeto comience a apreciarse a sí mismo, el psicológo servirá  de sostén hacia el otro que se siente vulnerable. Se trabajaran con el consultante los diversos aspectos que generan este trastorno, prestando también atención a otros posibles trastornos asociados como lo podrían ser la depresión, la ansiedad y trastornos alimenticios. Es vital.
Durante años, podemos permanecer ajenos al problema que condiciona a los chavales. Se puede decir, incluso, que hasta pueden estar viviendo tranquilos porque son buenos chicos/as, cuyo comportamiento más remarcables es que son muy enamoradizos. Pensamos que tienen un carácter romántico, pero nada más lejos de la realidad. Son personas emocionalmente dependientes a engancharse a las relaciones más problemáticas y destructivas, podrían estar ocultándolo. Las adicciones, del tipo que sean, no entienden de sexos. La dependencia emocional es algo que requiere mucho trabajo y paciencia para salir adelante, ya que está arraigada en la necesidad de amor y aceptación de los demás.
Suelen sentirse atraídos por un estereotipo de persona muy marcado: personalidades inmaduras que muestran actitudes poco convencionales y hasta conflictivas, que, visto con perspectiva, esconden problemas y carencias dentro del núcleo familiar, lo que puede culminar en problemas a nivel laboral, social y familiar.
No pueden concebir la idea de que su objeto de amor se aleje, lo que provocara ansiedad y comportamientos que intenten atraer a su pareja a como de lugar.
Las familias  también podrían necesitar ayuda psicológica, porque las situaciones genera sentiemientos de culpa, y se cuestionarán qué habran hecho mal para que sus hijos se quieren tan poco y se sientan tan miserables e indignos.
Un hombre dependiente emocionalmente va a sufrir celos si la pareja intenta alejarse o establecer ciertos límites y en algunos casos extremos estos celos pueden ser motivo de actos de violencia. Existe un riesgo importante de que la dependencia emocional masculina lleve al maltrato además de que muchos hombres maltratadores buscan mujeres dependientes ya que son fácilmente manipulables. El apego es castrador, enfermizo, degrada al otro, genera depresión, agota.
El tratamiento es psicológico, hay que trabajar arduamente en el auto control de la persona, dejar atrás los esquemas de elección de pareja negativos, la persona debe ser autonóma (que pueda hacerse cargo de sí misma).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: