El poder de una sonrisa

No se trata únicamente de ver las cosas con buenos ojos. El optimismo nos permite sacar lo mejor de nosotros y afrontar los problemas con mayor fortaleza. Nos hace aprender del error y apotar soluciones creativas. Al estar en paz con nosotros mismos, disminuye los conflictos internos, saca lo mejor de uno, y nos enseña a apreciar los pequeños momentos de felicidad.

En la vida, no siempre encontraremos facilidades -más bien lo contrario-, pero un pensamiento positivo nos pueden facilitar el camino. Cuando veamos una persona alegre lo primero que pensamos es que seguro que tiene una vida muy afortunada, pero no siempre es así. Los especialistas en comportamiento humano siempre se preguntan, si las personas son positivas porque todo les va bien o todo les va bien porque son positivas. Lo cierto es que el cerebro es un órgano extraordinariamente plástico. Si sabemos cómo moldearlo podremos obtener grandes cosas de él.

El simple hecho de sonreír, puede hacernos sentir felices aunque no tengamos ningún motivo para ello. El ejemplo más sencillo son las carcajadas que puede arrancarnos una película de humor, aunque se trata de una ficción, nos hace sentir más contentos y animados. La música animada, etc. Eso es porque el cerebro se ha recargado de buenas vibraciones y está pletórico de energía positiva.

Si quieres ser feliz, aprende a sonreír; si deseas el éxito, actúa como una persona triunfadora. De esta manera conseguirás que todas tus acciones se dirijan, de forma casi inconsciente, a conseguir tus metas. Si no lo haces tú, ¿cómo lo van hacer los demás? Si aprendes a valorarte, te verás con más fuerza para afrontar tu destino de forma más emprendedora y positiva.

Cuando te encuentres en una situación difícil, en lugar de paralizarte, trata de ser proactivo/a, es decir, haz todo lo posible para cambiar tu destino. Piensa que lo mismo que te ha pasado a ti, le ha ocurrido antes a otras personas. si ellas han salido adelante, ¿por qué no puedes hacer tú mismo?

Un optimista no es un iluso, sino todo lo contrario. Es una persona que, en lugar de dejarse llevar por actitudes derrotistas, trata de pensar objetivamente para encontrar la solución. Si no puedes cambiar tu destino, cambia tu actitud.

Para que te tengan en cuenta, no hay que imponerse a los demás, sino conquistarlos. ESto se consigue ganándote su afecto y su admiración, porque te has hecho merecedor de su confianza, porque saben que, contigo, todo irá bien. No se puede pedir a nadie actitudes que no reflejas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: