Depender de la aprobación..

Vivir feliz y no depender de la aprobación de los demás..

Somos seres sociables por naturaleza y, por lo tanto, es normal que, a la hora de construir nuestra personalidad, tengamos en cuenta la opinión de las personas que nos rodean. Pero eso no quiere decir que debamos obsesionarnos con ello, ya que corremos el peligro de perder nuestra autoestima.

Sabremos si vivimos demasiado pendientes de la aprobación ajena si reprimimos nuestras opiniones para no contradecir a los otros, si hacemos todo los que nos piden aunque vaya en contra de nuestros intereses, si no somos capaces, en definitiva, de expresar nuestros sentimientos y defender nuestros deseos.

Si nos encontramos en esta situación, es muy probable que, a la larga, nuestra salud emocional nos pase factura en forma de resentimiento, falta de seguridad en nosotros mismos e, incluso, trastonos como la ansiedad o la depresión.
Para no llegar a estos extremos, es importante comprender que una opinión, para que sea valorada, no tiene por qué estar secundada por los demás. Las personas creativas, por ejemplo, se distinguen por su originalidad a la hora de pensar.

También es importante atrevernos a defender nuestros derechos, si lo hacemos con corrección, los demás no nos querrán menos por este motivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: