El amor verdadero

Qué difícil parece ser hoy en día mantener una pareja, ¿verdad?
Siempre he creído que el amor es algo que se construye día a día. Es muy bonito eso de creer en el flechazo y esas cosas, pero lo cierto es que no todo depende de impulsos y sentimientos incontrolables. Hay un momento, en que si estás bien con alguien, te lo tienes que trabajar. Debes hacer un esfuerzo para que esa magia o llama siga viva. Hay mucha gente que, si no siente las cosas a flor de piel, se desencanta y así acaban muchas parejas que de haber identificado y trabajado los sentimientos más profundos podrían haber sido muy felices. Todo es muy bonito al principio, pero para que una historia dure, se ha de luchar por ella. Esa es mi concepción del amor y quizá no sea la mejor, pero es la que me ha funcionado siempre.
Los jóvenes inmaduros experimentan el amor mientras que las personas maduras aprenden a amar, porque la madurez afectiva se caracteriza por la estabilidad emocional. La realización personal de ambos, la riqueza de la relación estriba precisamente en la diferencias de cada uno, que permita una disposición desinteresada hacia los demás solamente por amor, con una actitud de humildad, confianza y férrea voluntad. Dicen que quien es capaz de comprender a otro también lo ama y comprender significa conocer.
No es un arrebato súbito sino una disposición permanente que consiste más en dar que en recibir. Y dar no significa renunciar o privarse de algo, sacrificarse ni empobrecerse, sino que constituye la más una bella expresión de poder que produce felicidad y vitalidad.
En la vida actual todos estudian y se esfuerzan para conseguir un título o un ascenso en el trabajo pero nadie está dispuesto a aprender a amar. En esta área la mayoría toca de oído.
Empédocles decía que el amor y el odio son las dos fuerzas metafísicas de la vida, causas de todo movimiento y de toda separación y unión. En el curso de la historia, el hombre ha experimentado diferentes aspectos y formas de amor, y les ha dado nombre.
La diferencia primordial entre apego y amor es el factor libertad. Existen cuatro aspectos del amor verdadero:

  • Bondad incondicional o benevolencia. Capacidad de dar alegría y felicidad a la persona que amas. Aprender a observar a quién amamos porque si no la comprendemos no la podremos amar. La comprensión es la esencia del amor. Dedicar tiempo a estar presente y atento y observar profundamente.
  • Compasión. Deseo y capacidad de aliviar el sufrimiento de otra persona. Para conocer la naturaleza de su sufrimiento y ayudarla a cambiar, también hay que observarla profundamente. Para eso es necesaria la meditación. Meditar es observar a fondo la esencia de las cosas.
  • Alegría. Si en el amor no hay alegría, no se trata de verdadero amor. Si estamos sufriendo y llorando todo el tiempo o si se hace llorar a la persona que amamos, eso significa que no se trata de un verdadero amor, incluso puede llegar a ser lo opuesto a él.
  • Ecuanimidad y libertad. El verdadero amor hace alcanzar la libertad. Cuando se ama de verdad se le da al otro una absoluta libertad. El otro debe sentirse libre, no solo por fuera, no también por dentro.

 

Una respuesta

  1. Estoy de acuerdo con este comentario.Me gustó mucho el primer párrafo.El amor se construye cada día y no resulta fácil.
    En cuanto al segundo párrafo: empieza a complicarse con “la madurez afectiva se caracteriza por la estabilidad emocional”.Ambos no maduran frecuentemente simultáneamente y los deniveles ocasionales hacen tambalear el equilibrio .Allí es cuando sedebecomprender,conocer,
    esperar,respetar,amar.El tercero habla de” la disposición permanente”
    de dar…sin esperar recibir…El cuarto párrafo :con los adjetivos indefinidos “todos” y “nadie” no me gustó.Muy absoluto.
    El quinto párrafo es la citación de un filósofo griego presocrático.Considera el amor y el odio como dos fuerzas metafísicas
    de la vida…parecen ser consideradas dos posibilidades.O blanco o negro…y el gris ? sería el tercero en discordia ? O la tercera posición ?
    Amor u odio o INDIFERENCIA .El odio no es el contrario del amor :es la indiferencia, el no amor. El odio es la ira del amor,no el no amor.Qué poco se habla de esto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: