Qué grande es el amor…

 Esta es la historia del sacrificio de una madre durante el terremoto de Japón.
Después del terremoto, cuando los rescatistas comezaron a buscar sobrevevientes entre las ruinas de la casa de una mujer joven, vieron el cuerpo de ella por uno de los orificios de las ruinas de la casa. Les pareció extraña la postura del cuerpo, estaba sobre sus rodillas y su cuerpo hacia adelante como cuando una persona se arrodilla para adorar, con el rostro hacía el suelo; su cuerpo estaba inclinado hacía adelante y sus manos estaban sujetas a algún objeto. El peso de la casa quebró su espalda y su cuello.

Con mucha dificultad el líder del equipo de rescate puso sus manos y brazos para ver si la mujer aún estaba con vida. Pero la dureza del cuerpo y la temperatura del mismo cuerpo anunciaban que la mujer había muerto. Él tenía la esperanza que la mujer aún estaría con vida. Él y su equipo salieron de las ruinas de la casa para seguir su trabajo en busquedas de víctimas. Por alguna razón, el líder del equipo sintió una necesidad enorme de regresar a donde el cuerpo de la mujer se encontraba. Una vez más se arrodilló y puso sus manos en el espacio que les permitia alcanzar el cuerpo y decidió de revisar debajo del cuerpo sin vida. Instantáneamente empezó a gritar: ¡Un Niño! ¡Hay un niño aquí!
El equipo entero regresó para cuidadosamente remover los escombros alrededor del cuerpo de la mujer.
Ahí encontraron un niño de 3 meses de edad envuelto en una frazada estampada con flores debajo del cuerpo de la madre. Obviamente, la mujer hizo su último sacrificio por salvar a su hijo. Cuando la casa comenzó a caer, ella uso su cuerpo para proteger a su hijo. El pequeño niño aún dormía cuando el equipo lo levanto de los escombros.
El doctor del equipo vino enseguida a revisar al pequeño. Una vez que abrió la frazada, vío un móvil adentro de la frazada. Había un mensaje de texto en la pantalla que decía: “Si puedes sobrevivir, tú tienes que recordar que te AMO”. El móvil pasó por cada uno de los miembros del equipo de rescate. Cada uno que leyo el mensaje no pudo mas que llorar.
“Si puedes sobrevivir, tu tienes que recordar que te AMO”. Qué grande es el amor …

  • “Quien no conoce nada, no ama nada. Quien no puede hacer nada, no comprende nada. quien nada comprende, nada vale. Pero quien comprende también ama, observa, ve… Cuanto mayor es el conocimiento inherente a una cosa, más grande es el amor… Quien cree que todas las frutas maduran al mismo tiempo que las frutillas nada sabe acerca de las uvas.”

(Paracelso)

Una respuesta

  1. Wow! En serio que me ha conmovido este artículo, ha sido muy hermoso leerlo. El sacrificio por alguien a quien amas es la mayor muestra de amor que puedes dar.
    Me puse por un momento en los zapatos de los rescatistas que pasan uno a uno el teléfono para leer las últimas palabras de una madre; debió haber sido muy impactante para ellos también. Eso te marca, te hace abrir los ojos, te hace tener una nueva perspectiva y te hace cuestionar ciertas conductas en tu vida. Hermoso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: