Una luz se apaga..

Dios mío, mi alma está vagando en una gran pena.  Aquí me encuentro sentada escribiendo estas líneas con lágrimas en los ojos que poco a poco me ahogan, y me hundo en esta tristeza que me envuelve cada vez más rápido y profundo hasta el último recodo de mi ser, mi diáfana tristeza.  En mi cuadro sin paisaje. Así empieza el camino de las lágrimas. Así, conectándonos con el camino más doloroso. Porque así es como se entra en este sendero, con este peso, con esta carga. Tengo un dolor tan grande que no encuentro consuelo, todos los días es una angustia que no deja de fluir en mis estados.
Me quedó esta espina clavada, ese apagarse de mis ojos, siempre tristes ellos sin naturaleza, se fueron haciendo hondos y pequeños, casi ciegos ante la vida que tengo por delante.
Siento que mis ganas de vivir van cayendo poco a poco, como las hojas de los árboles en otoño, siento que la fe que un día tuve me ha abandonado, necesito palabras de aliento, que no se las lleve el viento, y necesito de lo que tu me dabas, que por mucho que lo busco no lo encuentro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: