Afronta la vida sin rencor..

  • Dedicado a  ((ⓣ◦ⓢ◦ⓤ))  para que pueda perdonarme y libere esos recuerdos que yo le cause a que tenga cierto malestar conmigo y que le ayude a cerrar las heridas y vuelva a estar en paz con el mundo, con uno mismo y sobre todo conmigo. Porque mi tristeza será profunda hasta que él consiga liberarse de ese error mío.

Escritores de la talla de Goëthe o Borges coincidían a la hora de señalar que la represalia más cruel que se puede hacer a una persona que nos ha hecho daño es ignorarla, borrarla de la mente. En ocasiones, nos resulta más cómodo y cobarde ampararnos en los agravios y las injusticias del pasado que esforzarnos para encarar el día a día con una mentalidad diferente, libre de culpas y victimismos. Sin embargo, ése es el camino que nos ayudará a ver la vida desde una óptica más positiva.

Pregúntate qué has aprendido de esas experiencias que te han dejado mal sabor de boca, ya que eso es lo que realmente va a ayudarte a crecer como persona, e intenta avanzar sin mirar atrás y perdonando de corazón. A veces, incluso, en una conducta negativa hay una intención positiva. Tras una ofensa, la mejor forma de recuperar la paz interior, es a través del perdón. Sólo así evitarás quedarte estancado en el rencor. Quién tiene la razón es lo de menos, es mucho más fructífero aprender de los errores -de los demás y de los nuestros- que demostrar que teníamos razón. Una persona perdona de corazón y lo hace de forma sincera cuando se siente liberada y deja de pensar en cómo devolver el golpe. Normalmente es nuestro orgullo malherido el que maquina una venganza y espera ansioso el momento de llevarla a cabo. En el lugar de cultivar la rabia en esas batallas lidiadas por el ego es más provechoso declarar un alto al fuego. A medio y largo plazo, te sentirás mucho mejor contigo mismo porque invertirás tu energía en tender puentes en vez de levantar muros. Al dolor y al resentimiento hay que ponerles fecha de caducidad. Es importante recordar que nuestra vida no está determinada por lo que nos ocurre, sino por la interpretación que hacemos de lo que nos sucede. Si optamos por recrearnos en los recuerdos agradables y tener una actitud positiva frente al futuro, no daremos lugar a que los pensamientos negativos ganen terreno.
Hacer lecturas positivas, ayuda a ver la vida sin tantos rsentimientos. No se trata de disfrazar la realidad, sino de interpetrarla buscando las buenas intenciones que puede haber detrás de cualquier gesto.

Cuento: Piensa bien y… acertarás

Una joven esperaba el embarque de su vuelo en un aeropuerto y dispuesta a hacer la espera algo más placentera decidió comprarse un libro y un paquete de galletas. Se sentó cómodamente y se puso a leer. Al lado de su asiento, donde se encontraba el paquete de galletas, un hombre abrió su revista y se puso también a leer. Cuando ella cogió su primera galleta, el hombre también cogió una. “¡Qué cara más dura!”, pensó. Cada vez que ella cogía una galleta, el hombre hacía lo mismo. Su enfado iba en aumento, pero decidió no decir ni hacer nada para no montar un espectáculo. Cuando sólo quedaba una galleta, pensó: <<¿Y ahora qué piensa hacer éste?>>. El señor cogió la galleta, la partió en dos y le ofreció una de las mitades. Enfadada, cogió sus cosas y salió disparada a su puerta de embarque. Ya en el asiento del avión, abrió su bolso y, con gran sorpresa, descubrió su paquete de galletas intacto en el interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: