Lesiones en el deporte

Las lesiones musculares o articulares producidas por el deporte son muy frecuentes. Métodos de entrenamiento incorrectos, anormalidades estructurales que fuerzan ciertas partes del cuerpo más que otras (piernas desiguales en longitud,se ejerce una fuerza mayor sobre la caderay la rodilla; Una curva exagerada de la columna vertebral puede sentir dolor de espalda), debilidad en los músculos, tendones y ligamentos (se desgarran cuando se someten a esfuerzos superiores a su fuerza intrínseca, si son demasiado débiles o rígidos), como sucede después de un esguince. La persona no permite una recuperación adecuada al cabo de un período de entrenamiento, o bien no interrumpe el ejercicio cuando aparece el dolor, y el dolor procede cuando un número de limitado de fibras del músculo o del tendón comienzan a desgarrarse.
Cada vez que se fuerzan los músculos en un entrenamiento intensivo, algunas fibras musculares se lesionan y otras consumen la energía disponible que ha sido almacenada en forma de glucógeno. Se requieren más de 2 días para que las fibras sanen y para reemplazar el glucógeno. En consecuencia se puede prevenir las lesiones crónicas dejando ese intervalo de tiempo entre los períodos de entrenamiento intensivo, o alternando los que fuerzan diferentes partes del cuerpo. Como muchos programas de entrenamiento que alternan un día de entrenamiento intensivo y uno de reposo -como hacen los levantadores de pesas-, o de un atleta si se entrena dos veces al día, cada ejercicio intenso deben alternar al menos con e ejercicios menos enérgeticos e intensos. Solo los nadadores pueden practicar todos los días ambos entrenamientos, el enérgetico y el ligero, sin lesionarse. La fuerza de ascenso del agua les ayuda a proteger sus músculos y articulaciones.
Diagnóstico: De una lesión deportiva u lesión musculosquelética, el médico indaga sobre el lugar y el modo en que se produjo, actividades, recreacionales u ocupacionales. Examinar la zona lesionada o ser remitido a un especialista para otros exámenes: radiografías, tomografía computarizada (TC), resonancia magnética (RM), artroscopia (observación de la articulación afectada a través de un pequeño instrumento introducido en la articulación), electromiografía y una exploración, con la ayuda de una computadora, de la función muscular y articular.

Prevención: Calentamiento antes de iniciar el ejercicio, ejercitarse a paso tranquilo durante 3/10 minutos calentando los músculos lo suficiente para hacerlos más flexibles y resistentes. Es más eficaz que los métodos pasivos como el agua caliente, almohadillas de calor, el ultrasonido o la lámpara de rayos infrajorros, ya que no aumentan la circulación de la sangre.
Enfriamiento de una reducción gradual de la velocidad antes de interrumpir el ejercicio evita el mareo al mantener la circulación sanguínea. Cuando se interrumpe bruscamente un ejercicio enérgetico, la sangre se puede acumular en las venas en las piernas -se remansa- reduciendo momentáneamente la irrigación cerebral resultando: mareos, desvanecimiento.
Tratamiento: Reposo, hielo, compresión y elevación.
Inmovilizar la parte lesionada inmediatamente para minimizar la hemorragia interna y la hinchazón asi evitar que la lesión empeore. La aplicación de hielo (bolsa hielo de comercios, o hielo triturado o picado, no cubitos ya que se amolda mejor al contorno del cuerpo, alternar cada/durante 10 minutos, así sucesivamente durante 1/2 horas y puede repetirse varias veces durante las primeras 24h, así hace que los vasos sanguíneos se contraigan, ayudando a limitar la inflamación y a reducir el dolor, la parte lesionada se hincha porque el líquido escapa de los vasos sanguíneos. La aplicación prolongada de hielo puede lesionar los tejidos, la piel reacciona por reflejo cuando alcanza una temperatura baja (alrededor de 27ºC), dilatando los vasos sanguíneos de la zona. La piel enrojece, se calienta, causa picor, dolor. Por eso se debe quitar el hielo si se manifiesta estos efectos.
Vendar la parte lesionada con cinta adhesiva o una venda elástica -compresión- y llevarla por encima del corazón -elevación- ayuda a limitar la hinchazón.
Las inyecciones de corticosteroides en la articulación lesionada o en los tejidos circundantes alivian el dolor, reducen hinchazón y pueden  en ocasiones una ayuda adicional para el reposo. Sin embargo pueden demorar el proceso de curación, aumentando el riesgo de daño al tendón o al cartílago. Inactividad hasta la curación.
Lesiones habituales en el deporte

  • Fracturas de pie por sobrecarga: Pequeñas fisuras en los huesos que, a menudo, se desarrollan por un impacto crónico y excesivo y se presentan habitualmente en los huesos de la parte media del pie -los metatarsianos- de los tres dedos medios. El punto de la factura duele al tacto. A veces las fracturas son tan finas que no la detectan inmediatamente las radiografías. Lo que sí se puede detectar es el callo que se forma alrededor del hueso roto al cabo de 1/3 semanas de la lesión, cuando el hueso comienza a sanar. Una TC puede confirmar el diagnóstico de manera precoz, pero rara vez es necesaria.

MedlinePlus Enciclopedia: Dolor de pie Fractura por sobrecarga

  • Lesiones musculares de la tibia: Dolor en la espinilla. El dolor anterolateral afecta a los músculos de la parte frontal y externa de la tibia. Síntoma principal los calambres.  Dolores posteromediales afectan a los músculos de la cara posterior e interna de la tibia (responsables de levantar el talón justo antes de que los dedos del pie se aparten del suelo). El tratamiento principal es dejar de correr, sobre todo por superficies inclinadas y hacer otro tipo de ejercicios, las zapatillas con talón rígido y soportes especiales para el arco. En casos más graves la interveción quirúrgica. Terapia experimental con inyecciones de calcitonina -hormona que forma el tejido óseo-, o alendronato -fármaco que retrasa la pérdida ósea- administrado por vía oral.

MedlinePlus Enciclopedia: Dolor en la pierna

  • Tendinitis poplítea: Desgarro en el tendón poplíteo, que se extiende desde la superficie externa de la parte inferior del hueso del muslo (fémur), diagonalmente, a través de la cara posterior de la rodilla, hasta la parte interna del extremo superior de la tibia. Dolor e inflamación, sobre todo cuando se corre cuesta abajo, a lo largo de toda ña cara externa de la rodilla. Plantillas para el calzado, especialmente una cuña (en varo) triangular colocada a nivel de la parte interna del talón.
  • Tendinitis aquílea: Inflamación del tendón de Aquiles, un cordón muy resistente que se extiende desde los músculos de la pantorrilla hasta el talón. Una talonera blanda permite un movimiento excesivo del talón, tensando el talón de Aquiles de modo desigual, lo que aumenta la probalidad de desgarro. Calzado con suela rígida. Dolor. Si la persona lo ignora y sigue corriendo, una cicatriz rígida reemplaza el tendón elástico que dolerá siempre durante el ejercicio, sin posibilidad de curación.

MedlinePlus Enciclopedia: Tendinitis del talón

  • Rodilla de corredor: Síndrome de tensión patelofemoral, trastorno en que la rótula roza contra el extremo inferior del hueso del muslo (fémur), cuando la rodilla se mueve.  Dolor, hinchazón.

MedlinePlus Enciclopedia: Rodilla del corredor Dolor anterior de rodilla

  • Lesión de los músculos del hueso  poplíteo: Torcedura del músculo femoral posterior, desgarro del tendón de los músculos del hueco poplíteo, cualquier lesión de los músculos de la parte posterior del muslo.
  • Dorsalgia de levantador de pesas: Esguince lumbar, lesión de los tendones y músculos de la parte inferior de la espalda, que causa espasmos musculares e inflamación. Dolor fuerte. El músculo o tendón desgarrado pierde sangre y se hincha.
  • Codo de tenista debido al golpe de revés: Epicondilitis lateral, lesión de tendones que doblan la muñeca hacia detrás de la palma, causando dolor en la cara posterior y externa del antebrazo.
  • Codo de tenista debido al golpe directo: Codo del jugador de béisbol, codo del porteador de maletas, epicondilitis medial; Lesión en los tendones que doblan la muñeca hacia la palma, causando dolor en el antebrazo del lado de la palma, desde el codo hacia la muñeca.
  • Tendinitis del manguito de los rotadores: Hombro del nadador, hombro del tenista, hombro del lanzador de bésibol, síndrome del hombro del boxeador; Desgarro e hinchazón del manguito de los rotadores (músculos y tendones que sostienen la parte superior del brazo sujeta a la articulación del hombro). Las artrografías (radiografías que se hacen después de inyectar una sustancia detectable en los rayos X dentro de la articulación) puede detectar el desgarro completo del tendón, pero casi nunca son lo suficientemente sensibles como para detectar los desgarros parciales. La cirugía es a veces necesaria cuando la lesión es particularmente grave, el tendón esta completamente desgarrado, o la lesión no se cura en el período de un año.

Información Médica MSD

Enciclopedia Médica MedlinePlus

Una respuesta

  1. Hi there just wanted to give you a quick heads up and let you know a few of the pictures aren’t loading properly. I’m not sure why but I think its
    a linking issue. I’ve tried it in two different internet browsers and both show the same outcome.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: