Tristeza

Divagando: Es muy común que las personas equivoquen la tristeza con la depresión, la tristeza es un sentimiento, una emoción psíquico del ser humano y la depresión un síntoma o enfermedad. Y cuando ya no sabes qué hacer para luchar contra la tristeza, te atrapa y sientes que te ahoga y te da vértigo, cuando intentas alejarla se te engancha como una sanguijuela carnívoro, el positivismo ya no es tu fiel compañero y las lágrimas empujan y tiran al suelo tu sonrisa pisoteándola, cuando el pensar que mañana volverá a salir el Sol ya no es suficiente… El mundo te parece oscuro e inhóspito y nada te hace ilusionar, tienes esa sensación de vacio e incapacidad y ese dolor no permite que salga tu humor habitual. A veces sientes las necesidad de que te dejen estar solo por un buen rato, simplemente no hay ganas de responder a nadie, ni siquiera a la desdicha, desesperas y aumentan las ausencias de esperanzas.
Estamos tristes ante una situación desafortunada en circunstancias de una perdida de un ser querido, nos sentimos solos, una separación que a veces lo convertimos en rabia o ansiedad o simplemente en angustia, una visión pesimista de la vida que convierte a cualquier nueva situación de dolor en algo mucho más tolerable para cualquier persona, sentimiento de culpas afloran y te desvaloran.
Sin embargo la depresión es generalmente desencadenada por una situación de tristeza o angustia, pero este estado de baja autoestima y desesperanza es mucho más prolongado, igual que el mar que se viene en olas enormes, olas que llegan a nuestra playa arrastrando días ácidos, días cargados de recuerdos y de abandono . Vas bajando rendimiento general, y te encuentras agotada la mayoria de las veces, te cuesta concentrarte, no reaccionas a los estímulos que antes eran placenteros y se vuelven incapaces de tomar cualquier tipo de decisión.
Todos esos estados y pensamientos giran tan rápido que el mareo es casi constante. Me paro y el mundo sigue girando, dando vueltas y vueltas a velocidad vertiginosa, ajeno a todo. No logro parar y la angustia se acumula. Quisiera expulsarla, pero no lo consigo y mientras tanto el Sol sigue saliendo ajeno a mí, ajeno a todos y me inrrita, me enoja.
A veces sería mejor una fotografía irremediablemente con una sonrisa dibujada y colgarla como un cuadro de la pared, donde solo nos busque el recuerdo de una mirada muy de cuando en cuando en esta materia gris de la vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: