A mi abuelita

Domingo , 11 de mayo de 2008

Para ti, mi querida bisabuelita!

Tu que todo me lo diste y muchas cosas me enseñaste como tener valores y virtudes. Pero lo que mejor aprendí, fue a querer a las personas, ser humilde y a no guardar rencor y saber perdonar todos los fallos y errores de los demás. Muy pocas veces te vi enojada, imposible con tu calidez, tu bondad, tu infinito amor, tus ojos que transmitían una gran paz y tranquilidad a todo aquel que te rodeaba. Todo el mundo quería estar cerca de ti, por que eras feliz así, ayudando a los demás sin pedir nada a cambio. Siempre tierna y comprensiva y por eso te adoro.
Siempre te pedíamos tu bendición antes de saludar.
Una enfermedad terrible nos separo hace un año en este mes, te dejaste vencer por tu pena, no he podido estar a tu ladito, ni acompañarte en la despedida, perdóname por no estar ahí como tu hacías siempre conmigo, protegiéndome, amándome.. Me sentí tan mal y triste el día que me entere, que sentí enloquecer, llevo desde entonces una espina clavada muy profunda por no haber podido abrazarte antes de que me dejaras….
Aún todavía no puedo creer que nunca mas vaya a verte, me dejaste un intenso e inmenso vacío interno, no me estarás esperando con tus brazos abiertos, no estaremos juntas en las vacaciones, me disgusta que no vayamos a celebrar mas cumpleaños con esas grandes fiestas junto a toda la familia y los amigos, en la que radiabas felicidad de tenernos a todos reunidos. Ya nada es lo mismo sin ti y todo muy distinto, algo en mi interior me falta, algo se ha ido contigo, ya no tengo tus caricias ni tus besos, tus palabras, tu consuelo pero si tengo tus enseñanzas y tu recuerdo.
Con tu marcha has dejado muy tristes los corazones de mucha gente, lloro tu ausencia, me desgarro por dentro, siento un fuerte dolor en mi pecho y no encuentro consuelo con tu falta, te extraño muchísimo, me haces mucha falta abuelita. El otro día me fui a caminar bajo la lluvia esa que tanto te maravillaba y te hablo, porque se que ya no estas ahí, pero desde algún lugar me escuchas.
Seguro que cuando llegue mi hora, te volveré a ver, pues tu estarás esperándome para enseñarme el camino hacia luz, y entonces si que estaremos juntas, para toda la eternidad, sin miedos, sin angustias , ya no nos separaremos.
Felicidades abuelita, estés donde estés, fuiste como mi segunda mamá y lo máximo. Te amo y siempre vas hacer mi “Abuelita”. Tu nieta que te recuerda siempre…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: