El alma de Baviera – Füssen (Alemania)

Situada en lo que los bávaros denominan “El rincón del Rey”, Füssen aparece como el remate final de la “ruta romántica” en Alemania, una ciudad que mantiene un bellísimo casco antiguo, con sus callejuelas medievales y sus magníficas iglesias barrocas, al lado del río Lech, y que sirve de punto de partida para visitar los castillos de Hohenschwangau y Neuschwanstein, este último catalogado como la joya de las atracciones turísticas en Alemania.

Füssen no tiene más de catorce mil habitantes, la que fuera en tiempo cuna de la fabricación de violines y laúdes en Centroeuropa se ha convertido en un foco turístico de primera magnitud con más de un millón cien mil pernoctaciones anuales. Cincuenta mil de ellas pertenecen a los japoneses que peregrinan anualmente casi en romería al célebre castillo del rey loco que construyó Luis II de Baviera entre 1869 y 1886 a sólo unos kilómetros de Füssen, lo curioso es que Luis II nunca hubiera permitido que sus castillos y palacios estuvieran abiertos al público, pero a su muerte todos los históricos edificios abrieron sus puertas arrancando el “boom” del turismo en Alemania. La prueba es que en los seis meses siguiente a la desaparición del monarca sólo Neuschwanstein recibió 18.000 turistas, una cifra nada despreciable teniendo en cuenta el estado de las comunicaciones a finales del siglo XIX.

Hohenschwangau (Alto país del cisne), es el castillo más cercano a Füssen, se encuentra a 4 kilómetros. Lo mandó construir Maximiliano II, padre de Ludwing, y en sus muros pasó su infancia y adolescencia el que acabaría siendo dominado el rey loco. También acá sería donde el jóven rey conocería al gran compositor richard Wagner por el que sentía profunda estima y que tanta huella dejó en su vida. Las visitas desde este castillo son muy hermosas e incluso desde la ventana del propio cuarto de Maximiliano se podía observar con un telescopio el estado de las obras de Neuschwanstein, al otro lado de la colina.
Desde Hohenschwangau es fácil llegar hasta el famoso “castillo del Rey Loco”. Se puede hacer incluso paseando y vale la llegar hasta él a través de la garganta, un mágico paso lleno de saltos de agua por el que se asciende hasta el puente de María, llamado así en honor a la madre de Luis II. El sendero está mucho menos concurrido -se evita así a los grandes grupos de turistas japoneses- y resulta muy lindo ver a través del camino como van asomando las torres del castillo romántico por excelencia.

De hecho las obras de este castillo de cuento, que acabaría siendo fuente de inspiración de Walt Disney para diseñar el de “La Bella Durmiente” en Disneylandia, culminaron mucho después del fallecimiento del monarca, acaecida el 13 de junio de 1886. La visita al interior del castillo no defrauda porque desde sus muros el turista se percata del lindo emplazamiento exterior del edificio, uno de los más bellos que se pueden hallar, y dentro, la decoración de sus catorce salas completamente acabadas -en el reciento hay más de 350- impresionan por su lujo con cuadros y tapices con escenas de las óperas de Richard Wagner. Sin embargo, la gran fantasía medieval del rey bávaro no consiguió ganar en la elección popular de las “Nuevas Siete Maravillas del Mundo” celebrada en el año 2007, una lastima.

El palacio más alto es “Hohes Schloss” con su torre del reloj que fue residencia de los príncipes arzobispos de Augsburg. El edificio y todo el complejo anexo son todo un ejemplo del gótico tardío en el sur de Alemania, pero destaca principalmente por las pinturas de sus fachadas que producen un curioso efecto realista en el visitante. Muy cerca se encuentra el monasterio benedictino de St. Mang, del siglo IX, pero lo mejor es perderse por sus calles medievales y su docena de iglesias que se despliegan por toda la ciudad. Desde cualquier rincón siempre se encuentra una bella panorámica de los Alpes bávaros y sus lagos próximos, más de diez en toda la región de schwangau que hace frontera con la cercana Austria.

Anuncios

Una respuesta

  1. soy de chile y tuve el privilegio de conocer fussen y el castillo solo puedo decir que fue una experiencia maavillosa e inovidable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: