Una apuesta segura

Una viejecita fue un día al Banco de su provincia con su bolso lleno de dinero en efectivo. Instalada frente a una de las ventanillas de atención al cliente, insistía en solicitar que, para abrir una cuenta corriente, quería hablar única y exclusivamente con el presidente de la entidad. Ante la negativa del empleado, ella insistía: “Comprenda usted que es mucho dinero”: Finalmente, el trabajador aceptó y la mujer logró su propósito.
Tras mucho discutir, la llevaron ante el presidente del Banco, por aquello de que el cliente siempre tiene razón. El alto directivo le preguntó qué cantidad deseaba ingresar. Ella dijo que un millón de €uros y automáticamente vació su bolso sobre la mesa. Él sintió una gran curiosidad por saber de dónde habría sacado tanto dinero y le preguntó cómo lo había logrado. Ella dijo: “Es simple, hago apuestas”.
Apuestas? -repitió el presidente. Qué tipo de apuestas?. La viejecita contestó: Por ejemplo, le apuesto 100.000 €uros a que sus testículos son cuadrados! El presidente soltó una carcajada y dijo: Ésa es una apuesta estúpida.. Nunca podrá ganar una apuesta así.
La viejecita le desafió: Bueno, ya le dije que hago apuestas. Está usted dispuesto a aceptar mi apuesta?. Por supuesto, respondió el directivo. De acuerdo, apuesto 100.000 €uros a que mis testículos no son cuadrados. La mujer dijo: Estupendo. Sin embargo, como hay mucho dinero en juego, ¿le parece bien que venga mañana mi abogado para que nos sirva de testigo?. El presidente respondió: Desde luego, sin ningún problema.
Aquella noche el presidente estaba muy nervioso por la apuesta. Paso largo tiempo mirándose las partes en el espejo; volviéndose de un lado para otro, una y otra vez. Se hizo un riguroso examen y quedó convencido de que ganaría la apuesta. A la mañana siguiente, a las 10 en punto, la viejecita apareció con su abogado en la oficina del presidente del Banco. Hizo las pertinentes presentaciones y repitió la apuesta de 100.000 €uros a que los testículos del presidente eran cuadradas.
El directivo aceptó nuevamente la apuesta y la mujer le pidió que se bajara los pantalones para mostrar sus testículos. el hombre se bajó los pantalones. Ella se acercó y miró los testículos con detenimiento. Tímidamente, le preguntó si los podía tocar. “Tenga usted en cuenta que es mucho dinero y debo cerciorarme”. Bien, de acuerdo, dijo él convencido. Y añadió: 100.000 €uros es mucho dinero y comprendo que quiera estar absolutamente segura. La viejecita se acerco al presidente y agarrándole empezó a palpar.
En ese momento, el presidente se dio cuenta de que el abogado se estaba golpeando la cabeza contra la pared. El directivo preguntó a la viejecita: Y ahora.. Qué le pasa a su abogado?. Ella contestó: Nada, es tan sólo que he apostado con él 200.000 €uros a que hoy, a las 10 de la mañana, tendría los testículos del presidente de este Banco en mis manos.

Algunas personas se jugarían cualquier cosa por ganar dinero xD

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: