Curarse en salud

Mientras estamos sanos, nos gobernamos solos. Pero qué ocurre cuando la vejez o la enfermedad nos impiden expresar nuestros deseos? Es normal que nos preocupe pensar qué ocurriría si perdiéramos la capacidad de expresarnos o nuestro juicio se viera disminuido. La ley permite anticipar su voluntad. La esperanza de vida no deja de crecer, pero las enfermedades degenerativas como el Alzheimer o la demencia senil está en aumento. Además personas que hace unas décadas hubieran sucumbido rápidamente a sus enfermedades ahora pueden vivir mucho tiempo gracias a avanzados tratamientos médicos, con una calidad de vida no siempre tan buena como sería deseable.
Las leyes reconocen a los padres el derecho a designar un tutor para sus hijos pequeños o discapacitados. La ley que regula la autotutela alude esta posibilidad para justificar que una persona adulta o menor de edad emancipado; y en pleno uso de sus facultades mentales pueda designar para sí misma un tutor. Para ordenar su autotutela, debe acudir a un notario, que recogerá sus deseos en un documento público ( el trámite le costará unos 45, 50 € ).
– En principio se trata de que usted designe a la persona bajo cuya tutela querría estar en caso de quedar incapacitado: cónyuge, hijos, amigo. También qué personas no se desean como tutores por una mala relación. Nombrar varias personas a la vez. Establecer una lista de preferencias, por si los primeros designados no pueden o no quieren hacerse cargo de la tutela. Además, y aunque no se considera lo óptimo, cabe la posibilidad de nombrar como tutora a una institución que no tenga fines lucrativos y se dedique a la protección de menores e incapacitados. El deseo de no ser sometido a ciertos tratamientos médicos.
El notario debe comunicar Al Registro Civil los datos, para que conste en su partida de nacimiento. Si más adelante se sufre un deterioro tal que se insta un juicio para incapacitarte, el juez que lleve el caso tendrá que consultar al Registro y sabrá si ha dejado instrucciones al respecto y qué notario las custodia.
El llamado – testamento vital – ( documento de voluntades anticipadas) recogida en la mayor parte de las legislaciones autonómicas, tiene como objetivo principal explicar de antemano qué cuidados médicos desea uno recibir y cuales no, en previsión de que llegue un momento en que no sea posible dar estas explicaciones personalmente, ya sea porque se está privado de habla, juicio, conciencia.. una enfermedad incurable que puede afectar a sus facultades mentales, puede dejar indicado que no desea recibir ningún tratamiento aparte de los encaminados a aliviar el dolor. En este caso lo mejor es asesorarse con profesionales médicos, a quienes corresponden la última palabra. No se tendrán en cuenta disposiciones contrarias a la ley como, por ejemplo, una petición de ayuda al suicidio. También pueden indicar el destino que uno quiere darles a sus órganos y a su cuerpo; por ejemplo, se puede hacer donaciones de órganos para trasplantes o del cuerpo para la experimentación científica o la docencia. En principio, sólo el médico que atiende al paciente está autorizado a consultar esa información, que debe respetar y mantenerla en secreto y sólo si el paciente no pueda expresarse, no antes, o adjuntado al historial clínico.

Edición Ocu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: